Archivo

Archive for the ‘[me]nerva’ Category

Tú eres la estrella (Parte I)

24/08/2015 1 comentario

O más bien, te vas a estrellar como contrates algo con nosotros.

Si os suena el slogan del título, seguramente será porque os ha tocado sufrirles. Si no, os doy una pista: se trata de un banco (antes caja) que empieza por La y acaba por Caixa.   ¿Ahora sí?

Bueno, a lo que iba, que más que ser la estrella, lo que parece es que estamos estrellados. Todos los años lo mismo: toca calcular el interés de la hipoteca y lo hacen mal. De pena. Pero casualmente siempre se equivocan en el mismo sentido: me cobran de más. Este año, unos 50€ de más.

Antes de que nos cobrasen el recibo, avisé a mi sucursal de que estaba mal. Respuesta: es que hasta que no te lo cobren no podemos hacer nada. Bueno, no, miento. La primera respuesta era que me pasase por la sucursal:

Yo: – Oye, tú estás trabajando, ¿no?

LC: – Estoo, sí.

Yo: – ¿Y podrías escaparte, digamos un par de horas, porque alguien no sabe hacer su trabajo y tienes que ir a que te lo cuente en persona? (Sí, yo siempre haciendo amigos)

LC: – Pero es que también estamos abiertos algunos días por las tardes.

Yo: – Qué casualidad, casi como yo, que trabajo TODAS las tardes.

LC: – Bueno, vale, lo intentamos por teléfono…

Y aquí es ya cuando, después de explicarle qué tienen mal, y darle los datos correctos, me dice que no pueden hacer nada.

Yo: – ¿Como? Y si lo calculan como el culo y me ponen una cuota de 100.000 €, ¿no podéis hacer nada?

LC: – Es que eso es de Sistemas Centrales, y yo aquí no puedo hacer nada.

Yo: -Pero es que incluso nos habéis mandado una carta en la que poníais el interés, y no es el que nos habéis cobrado.

LC: – Ya, pero como le digo, yo no puedo hacer nada. Si quieres, llámame la semana que viene y lo miramos.

Y ya sigo otro día. Que me sube la tensión y ya voy teniendo una edad en la que tengo que irme cuidando.

Anuncios
Categorías:[me]nerva Etiquetas: ,

Chivo expiatorio

09/10/2014 Deja un comentario

O “cabeza de turco”, o “vamos a sacrificar a esta virgen para calmar la ira de los dioses”, o como se quiera llamar, pero el caso es que, una vez más, la culpa de todo la tiene un “mindundi”: toda la cadena de mando se va de rositas.

En el accidente del Alvia del 2013, el único imputado va a ser el maquinista. Nadie más tiene responsabilidad sobre lo ocurrido. Curioso.

En uno de los casos contra Blesa, el único “culpable” ha sido el juez Silva.

Y en la crisis actual del ébola, la culpa de todo es de la auxiliar de enfermería. Nadie más tiene ninguna responsabilidad.

De todo esto llego a dos conclusiones:

que todos los que nos gobiernan (directa o indirectamente desde consejos de dirección de bancos y grandes empresas) son unos irresponsables.

que para que esto se arregle un poco, poniendo el símil de un ordenador, no es posible instalando un antivirus o tratando de desinstalar programas. No. Lo que hay que hacer es formatear e instalar un sistema operativo nuevo. Y diferente.

Y si nos dejamos de fanatismos partidistas como si de hooligans de equipos de fútbol se tratase y recapacitamos un poco y trabajamos juntos, “podemos” lograrlo.

Categorías:[me]nerva Etiquetas: ,

Jornada intensiva, mañana eterna

08/10/2014 Deja un comentario

Como era de prever cuando se nos intentó engañar en las reuniones “informativas” sobre el cambio de jornada en el colegio de las diablillas, el tema del comedor está dando problemas. Yo lo expuse en su momento, pero se me aseguró de que ese caso no se iba a dar. Bueno, un año después, ahí está.

Y es que además se han juntado el hambre con las ganas de comer, como se suele decir.

Por un lado, las instalaciones ni están preparadas ni se han molestado en adecentarlas para poder acoger a unos cuantos niños con todo su equipaje. Claro, antes dejaban las cosas en clase porque luego subían, pero ahora tienen que cargar con todo, y no hay sitio para ello, así que en muchos casos tienen que comer con las chaquetas en las sillas (con la incomodidad y las manchas que os imagináis) y con las mochilas debajo de las sillas.

Vamos, lo mejor para, por ejemplo, una evacuación de emergencia.

Por no decir que si se cae la bebida lo más probable es que aterrice en los libros de texto (como ya nos ha pasado).

Pero por otro lado, ha salido ahora (o la han empezado a aplicar ahora) una normativa que regula el número de comensales. Y así, han tenido que organizar dos turnos de comedor. Así, los que tengan más de 6 ó 7 años comen sobre las 15:00. Lo mejor para la salud, estar tantas horas sin alimentarse, desde la hora del desayuno, con el pequeño “refrigerio” de media mañana.

Y encima, a la tardía hora del comedor se suma que, como por el contrato con la empresa que presta el servicio, éste es hasta las 16:00, se OBLIGA a los niños a comer rápidos, en algunos casos sirviendo el postre ANTES que el segundo plato, y empezando a fregar el suelo ANTES de que todos se hayan ido.

Indignante.

No, no voy a decir el colegio, porque igual los responsables del M.H. de Leganés (si todavía no lo has adivinado, mira) toman represalias.

Categorías:[me]nerva Etiquetas: ,

¿Qué hago yo aquí?

19/09/2014 Deja un comentario

Es lo que parece que piensan algunos cuando, después de estar esperando una cola, les toca el turno a ellos y… tan-ta-ta-chan!!! llegan a, por ejemplo, el cajero automático y tienen que pensar qué es esa cosa que tienen delante, con una pantalla como la del móvil pero más grande y qué hacer con ella. Cuando las neuronas terminan por encontrarse en ese páramo desolado que es el cerebro de algunos y por fin consiguen establecer la sinapsis, se dan cuenta de que necesitan una tarjeta de crédito/débito, y se ponen a buscarla en el bolso…

Creo que todos sabemos a qué tipos de personas me refiero, pero es que el otro día me toco delante la “bicha” mayor del reino:

Me acerco al cajero, de estos que están cerrados. Voy a entrar, y veo un carro de la compra. Me extraña, porque no veo a nadie.

Me asomo y hay una tiparraca (de la rama “choni”) hablando por el móvil.

Hago ademán de entrar porque, ingenuo de mí pensaba que ya había terminado, entonces se pone delante del cajero. Pasa unos segundos y planta el bolso encima del teclado. Pasa más tiempo y saca la cartera. Pasa un eón y saca una tarjeta.

Todo esto con una mano porque la otra está ocupada sujetanto el teléfono.

Al de uno o dos minutos, decide que introducir la tarjeta en la ranura donde pone Tarjeta puede ser una buena idea para conseguir que esa máquina dispense algo de dinero.

Continúa hablando por teléfono.

Y rompiendo la leyenda urbana de que las mujeres son capaces de hacer más de 1 cosa a la vez, cada vez que pulsaba una tecla se ponía de espaldas al cajero, como si la visión de la pantalla causara interferencias entre sus dos neuronas para poder mantener una conversación con quien quiera que estuviese al otro lado del aparato.

Así, un proceso que podría haber terminado en escasos 2 minutos, se prolongó durante más de 10.

Que sirva de ejemplo de civismo y educación. Vamos, de ejemplo negativo, claro.

Categorías:[me]nerva

This iS pain

20/08/2014 Deja un comentario

¿Que hay unos índices de paro que harían sonrojar a cualquier gobernante? Un gobernante que tuviese la capacidad de sentir vergüenza, claro.

¿Que el tan cacareado aumento del número de contratos es algo, cuanto menos, preparado para frenar la debacle del gobierno? Si hay más contratos pero con peores condiciones, menos horas (oficiales, reales las mismas o más, pero sin pagar, claro), peores sueldos, mayor temporalidad y menor seguridad, es un retroceso, no un avance para intentar salir de la crisis.

¿Que muchos de los niños que durante el curso sólo tenían una comida decente al día, la del comedor escolar, se van a quedar sin ninguna durante todo el verano? Pero mejor no abrir los comedores no vaya a ser que se vea que hay familias que lo están pasando mal.

¿Que ante el descontento general de la población ha surgido un nuevo partido que intenta recoger las tempestades producto de los vientos que otros han sembrado y desde el gobierno y la anti-oposición quieren cambiar la ley electoral a mitad de partido? No vaya a ser que les quiten de todos sus chanchullos.

¿Que pasa todo esto y mucho más?

No pasa nada. Ponemos la final de la supercopa Real Madrí – Atlético (perdón, el partido de ida, que mejor tener 2) un día entre semana a las 23:00 y calma durante unos días.

Y sí, estoy hasta las piiiiiiii del piiiiii fútbol. ¿Un partido en día laborable (aunque sea Agosto) a las once de la noche?  ¿A qué panda de mandriles se les ha ocurrido semejante piiiiiiiiiiii idea?

Y es que como es verano y desde el pasado mundial de sudáfrica se permite a los bares poner una tele fuera, con el maldito fútbol tienes siempre una panda de orangutanes en la calle (me perdonen los pobres animales por la comparación), a grito pelado con cada puñetero pase de balón más el tiempo que se quedan después comentando las jugadas.

Sí, estoy cabreado, porque hasta las 2 de la mañana no he podido dormir tranquilo.

Categorías:TV-Cine, [me]nerva Etiquetas:

¡Qué suerte!

13/04/2014 Deja un comentario

Hay que ver qué suerte tienen algunos.

Cheque guardería para Lucía Figar con una renta que supera los 125.000 euros.

Que no es por pensar mal, que seguramente habrá sido porque cumple todos los requisitos y los que han estudiado su caso han visto que realmente lo necesita.

Que también será casualidad que sea su firma la que aparece en la orden de adjudicación de dichas ayudas. Y que en los últimos años haya eliminado más de 10 000 becas-comedor, para familias que seguro que no lo necesitan, no como la suya, claro.

 

Bola extra:

“El matrimonio gay es como la unión entre un hombre y un perro o un bebé y un anciano”

Dicho por el maravilloso obispo de Málaga ante más de 500 alumnos. Y es que es normal: El único propósito del ser humano es perpetuarse por el sagrado matrimonio, cosa que el matrimonio gay impide… al igual que el pertenecer a la iglesia católica.

Categorías:[me]nerva Etiquetas: , ,

Incongruencias

08/07/2013 Deja un comentario

Volviendo a una serie abandonada, una cosa que más que enervarme lo que pasa es que no lo entiendo muy bien:

Gente que se enfada cuando se le salpica de agua.

Así, sólo con esa frase parece que puede ser normal que a algunas personas no las siente bien (aunque con los 40º que hemos tenido este fin de semana en Madrid, habría que dar las gracias si alguien te refresca un poco).

Ahora vienen los matices, para poder apreciar bien a lo que me refiero:

Gente que se enfada cuando se le salpica de agua… en la piscina.

Ahora ya estamos un poco más centrados. Pero esperen, que sigo. Que no es que estén tomando el sol y pasen unos niños por al lado con pistolas de agua y les mojen, no es esto:

Gente que se enfada cuando se le salpica de agua… en la piscina… dentro del agua.

Sí, éso es lo que no entiendo: están dentro del agua, mojados hasta la cintura (piscina para peques, que cubre cerca de 1m), y cuando alguien al lado suyo les salpica y les moja la espalda o la cabeza (que están secas), se giran y fijan su mirada en la persona que les ha mojado, intentando, con la fuerza de su mirada, causarle daños permanentes como si fuesen Darth Vader.

Eso sí, tengo que reconocer que algunas de estas personas acabaron bien mojadas, jejeje.

Categorías:[me]nerva