Archive

Posts Tagged ‘origen’

Montblanc

28/11/2011 3 comentarios

Vamos a ver si esto queda claro:

Se acercan las navidades, ya está aquí la época de los regalos y por si acaso a alguien le sobra algo… aquí dejo una idea, así, disimulando (poco y mal). A lo que iba.

Esta marca fue fundada por tres hombres de negocios en 1906, hace más de 100 años. Estos mozos, que casualmente y en contra de lo que suele ser habitual ninguno se llamaba Montblanc (Claus Johannes Voss, Christian Lausen y William Dziambor) cuanto crearon su empresa de estilográficas de lujo se pusieron de acuerdo en que la montaña más alta de Europa podría ser un buen símil sobre lo que ellos esperaban de la empresa: llegar a lo más alto. Parece que lo han conseguido, y han ampliado su sector a otros ligeramente relacionados pero todos bajo el “paraguas” del lujo: relojes, bisutería, perfumes,… Aunque sus comienzos fueron muy sencillos: “Fabricantes de plumas de oro de alta calidad“. Y cuando digo sencillo me refiero a simple, que no se liaron con muchas cosas, no como sinónimo de austero.

El nombre de Montblanc no se registra hasta 1910, y el logotipo en sus comienzos fue sólo un punto blanco, que simbolizaba la nieve de la cumbre de la montaña. Más adelante, en 1913, modificaron el simple círculo blanco por la estrella redondeada que todavía hoy perdura.

 

Categorías:De dónde viene, Varios Etiquetas: , ,

Rolex

16/09/2011 3 comentarios

Una nueva marca, en este caso, una de lujo. Y no es que me hayan regalado un reloj de esta marca, o que esté lanzando una indirecta a mi MR, ya que no acostumbro a llevar reloj en la muñeca (con el del móvil me basta).

No, hoy he escogido Rolex porque cerca del trabajo hay un anuncio enorme, y bueno, me ha entrado la curiosidad por saber algo de la corona que “corona” (valga la rebuznancia) la imagen de esta lujosa y elitista marca.

Como suele ser habitual, primero algo de la marca:

Se fundó en 1905. Y curiosamente, de los 3 fundadores, ninguno se apellidaba Rolex. Al principio se llamaron Davis & Wildorf, o D & W para abreviar, que los relojes eran de muñeca, no de pared. Años más tarde propusieron el nombre que hoy en día todo el mundo conoce (aunque no haya usado nunca uno ni pueda permitírselo). Y este nombre, según diversas leyendas (no hay nada confirmado) podría venir de las palabras francesas “horlogerie exquise“. Que anda que no rebuscaron, pero bueno. Además, querían una palabra reconocible y fácilmente pronunciable en la mayoría de los idiomas del mundo. Me imagino que se referirían al Inglés, Francés, Alemán, Español y poco más, ya que no creo que su preocupación fuese que alguien que sólo sepa hablar swahili pueda pronunciar su nombre.

Y la corona… bueno, como el nombre, no hay nada seguro, pero hay por ahí una teoría en la que se dice que la corona de 5 picos coronados con 5 perlas representa una mano con sus cinco dedos, lugar donde se pondría el reloj, y la palabra Rolex quedaría más o menos en la muñeca.

También se dice que la idea de simbolizar la mano con una corona era un guiño hacia la Casa Real de Inglaterra.

Además, los relojes debajo del nombre suelen tener unos símbolos: una raya, un punto, dos o tres. Y en el caso de los puntos, de diferente tamaño. Esto depende del material (Acero, Oro blanco, Platino,…) y de si es Twinlock o Triplock (que quien quiera o tenga un Rolex, sabrá lo que quiere decir; yo ni me he molestado en buscarlo).

 

Categorías:De dónde viene, Varios Etiquetas: ,

lotto

06/07/2011 Deja un comentario

Vuelta a nuestra saga favorita. Y la retomamos con una marca de ropa de deporte.

La escogida es una marca italiana, bastante reciente para lo que solemos estar acostumbrados: Tiene menos de 40 años.

Se fundó en 1973, y comenzó como una marca de calzado deportivo. Primero con zapatillas de tenis, y cuando vieron que no se les daba del todo mal, se metieron con otros deportes: baloncesto, fútbol, volley y atletismo. Cuando vieron que iban tirando pa’lante, se pusieron también manos a la obra con todo tipo de ropa de deportes.

Durante los 70 se centraron en el mercado Italiano, mientras que a partir de los 80 ya pusieron los ojillos en otros países, esponsorizando a diversas estrellas internacionales. Desde entonces está entre las primeras marcas del deporte.

Y ahora una adivinanza sobre el origen del nombre: ¿De dónde viene si la empresa la fundó la familia Caberlotto?

El logo se creó en 1973, a la vez que la empresa, y ha sufrido muy pocas variaciones desde entonces. Y aunque lo parezca no son dos L (de lotto, claro) enfrentadas ni nada parecido, son dos campos superpuestos, con el espacio que se intersecta de diferente color. Bueno, o al menos eso dicen, porque realmente son dos L’s, aunque no lo quieran admitir. Porque hay que tener mucha imaginación para ver dos campos (de fútbol, de tenis o de lo que sea). Si le faltan las líneas y todo. En teoría simboliza el apego de la marca con los deportes. Pero no, sigo en mis trece: eso son dos L enfrentadas.

Canguro

06/04/2011 Deja un comentario

Vale que no es una marca, pero me pareció curioso cuando lo oí el otro día.

Estábamos en Faunia, disfrutando con las enanillas cuando decidimos acercarnos a uno de los “espectáculos”. Era el Foro Mágico, en el que te enseñan animales salvajes (obviamente están amaestrados) de cerca, e incluso con algunos se puede “interactuar“.

Ahí se pueden aprender muchas cosas, como por ejemplo que el serval es el mayor cazador felino y que posee una agilidad increíble. O que no es raro que una  pitón reticulada sea mayor que una anaconda, aunque esta última se lleve la fama como la mayor serpiente del mundo. También que a los puerco espines se les denomina así porque antiguamente se pensaba que pertenecían a la familia de los cochinillos, pero ahora se sabe que están relacionados con los roedores.

Pero la entrada de hoy viene por los canguros. Esos bichejos saltarines que nos han hecho soltar carcajadas. O a veces sentir lástima. El caso es que el nombre proviene de una confusión (según la leyenda):

Cuando James Cook llegó a la zona de Australia y Nueva Zelanza se encontró con unos animales que no había visto nunca. Al preguntar a los nativos por el nombre de estas nuevas criaturas, éstos contestaban gangurru. Cook lo transcribió al inglés como kangaroo. Y así se quedaron todos, la mar de contentos con el nuevo animalico. Que además eran graciosos los jodíos, todo el día por ahí, dando saltitos. El problema es que cuando entablaron relaciones más serias (comerciales, no penséis mal) con los aborígenes llegaron a la conclusión de que ese palabro que les decían no era el nombre del animal, si no que les estaban contestando a su pregunta de la forma más natural (a la par que con educación):  “no le entiendo”. Así que al final tenemos una animal nuevo que se llama “nolentiendo”.

Categorías:De dónde viene, Varios Etiquetas: , ,