Archivo

Posts Tagged ‘libros’

¿Nadie piensa en los niños?

11/04/2013 Deja un comentario

¿O el problema es justo el contrario: que se piensa “demasiado”?

Dando vuelta y revueltas en estos días de invierno, con el viento tan desagradable que se te metía por todos los resquicios del cuerpo, nos acercamos a un centro demencial (según la diablilla menor) y nos metimos en una librería. No diré la cadena porque no tiene mucha relevancia y además quiero que los libros se sigan sintiendo en su casa. (aquí vendría el típico guiño-guiño)

Y así, buscando un libro como el que comenté hace tiempo (por fin resuelvo el misterio), vimos cosas curiosas. Estábamos mirando un libro en el que ayude a explicar a la diablilla mayor de dónde vienen los niños, porque ya nos ha venido con esas preguntas (en breve lo comentaré), y vimos un libro que nos llamó la atención:

Cómo enseñar a leer a tu bebé.

Y nos pareció una “burrada”: enseñar a leer a un bebé!!! No un niño, o un guaje, o algo parecido, no: un bebé. Es decir, un niño de (según la mayoría de “opiniones”) menos de 2 años de edad. Sé que hay gente de la opinión que todo eso, cuanto antes, mejor. Nosotros por el contrario creemos que, cada cosa, a su tiempo. Y si puede ser a petición del peque, mejor. Por ejemplo, con la mayor nunca nos hemos puesto pesados con que lea: simplemente la leíamos a ella. Ahora no hay cartel que se deje sin leer en la calle y quiere libros para leer ella. (Aquí el problema es otro, generalmente juntan facilidad de lectura con temática de bebés, así que aunque por un lado le gusta la lectura, las historias no la llaman tanto)

Pero es que el libro este de enseñar a leer al bebé dice que un niño de 4 años, si se le enseña y se sigue su método, puede leer libros perfectamente. Que no digo que no haya niños que puedan, igual que hay adultos que sólo cogen un libro cuando una pata de la mesa está coja, pero me parece exagerado. Y es que el problema es poner demasiado empeño y crear una frustración al peque.

Así que mucho cuidado con libros de estos (para enseñar a los hijos, los de autoayuda, cómo triunfar en los negocios, cómo triunfar en tu vida social,…), que a todos los falta poner el subtítulo que les haría ser más sinceros: “y hacerME millonario”

Anuncios
Categorías:¿donde meto esto?, hijos Etiquetas: ,

El Visitante del Laberinto

23/04/2012 Deja un comentario

Voy a empezar una nueva sección (y con esta llevo ya… puf!) en la que iré poniendo los libros que van cayendo. Y para empezar, qué mejor libro que uno que ha hecho que me plantee una cuestión a la hora de abordar uno de estos trastos todo llenos de letras: ¿tengo que informarme antes de leer algo o mejor ir con la mente en blanco y dejar que te sorprenda?

A priori parece que la opción primera sería la más aconsejable, pero hay ocasiones en los que enfrentarse a una buena historia sin saber por dónde te van a atacar puede ser una experiencia única e irrepetible. Así que me lancé de cabeza a por esta novela… y la primera en la frente

El Visitante del Laberinto es una novela de fantasía donde salen caballeros, un dragón, algún pirata despistado,… orientado todo a un público juvenil. La longitud del texto (dependiendo de la encuadernación, unas 100 – 150 páginas) debió hacerme sospechar, pero ná, a por él que fui.

Y seguramente para alguien que ronde los 15 años puede ser una lectura entretenida, amena y asequible, con ganas de desgranar el siguiente capítulo. Pero lamentablemente no es mi caso.

Eso sí, como tengo un “problema” y es que no puedo dejar un libro a la mitad, acabó cayendo enterito.

Así que resumiendo: si tienes más de 18 años, si lo lees que sea bajo tu propia responsabilidad, si eres más joven, puede gustarte, siempre y cuando no te echen para atrás las historias de fantasía.

Categorías:Libracos Etiquetas: , , ,

Los mejores libros

07/10/2011 Deja un comentario

Por si no sabéis qué leer, aquí tenéis esto.

Y si sí sabéis qué leer, comprobad si habéis acertado.

Los mejores libros.

vía mundogeek

Categorías:eto qué eh? Etiquetas:

¿Nadie piensa en los niños?

05/04/2011 2 comentarios

Atención. Esto es un aviso de alerta máxima. Si se encuentran en las inmediaciones de un libro titulado “Guía para la Vida de Hello Kitty” corran. No se paren, no pregunten. Sencillamente corran.

Puede parecer exagerado, pero por el contrario tal vez me quede un poco corto. Mexplico.

Hace unos días le regalaron a la diablilla mayor un cuento. O eso pensábamos. Como las tontunas de la maldita gata esa parece que la tienen que gustar (si eres niña, te gusta Hello Kitty. Punto.), qué mejor idea que juntar dos de sus mayores aficiones: leer y la minina. Si bien es cierto que la gustan mucho los cuentos, la gata esa tampoco es que la haga mucha ilusión, es más de Princesas Disney (tm), pero como era un regalo, todos: qué bien, qué bonito,… hasta que empezamos a echar un vistazo al libro.

En él se escriben cosas tan interesantes como los viajes “indispensables” para ser una chica guay. Y lo que recomienda es ir a Paris, Londres y Nueva York.  En estos lugares los consejos que da son, entre otros, ir de compras a Cartier’s y Tiffany’s. Sí, como lo leen. Cuando lo vi me quedé “muelto”.

Pero si seguimos leyendo, también nos dan consejos sobre qué regalar a nuestras amigas por su cumpleaños. Visto lo anterior lo más normal sería que las comprásemos este coche. Pero no. Para nuestra sorpresa y seguramente la de nuestra amiga, lo que recomienda es regalarle… tan tata chán… un globo. Y es que “a todo el mundo le gustan los globos”. En especial a Carl, claro. Pero me imagino la cara del resto de madres cuando la homenajeada abre el regalo y ve un jodío globo. Como broma debe de ser genial.

Para que os hagáis una idea, aquí va el resumen que consta en el propio libro:

En esta guía para la vida de Hello Kitty encontrarás trucos e ideas para ir vestida a la moda, decorar tu habitación, cocinar o maquillarte a la perfección.
Descúbrelo todo sobre:
• Como sentirte segura, organizada y feliz
• Tu hobby ideal
• Cómo panear una salida perfecta
• Las ciudades favoritas de Hello Kitty
• Cómo personalizar tus vestidos
• … y muchas cosas más

Y es que, como he dicho antes, huyan, por favor. A no ser que quieran hacer un regalo para putear.

Categorías:hijos Etiquetas: ,

ebooks y ebook-reader

04/11/2010 5 comentarios

Desde hace un tiempo tenemos un ebook en casa. Se lo regalé a mi MR por su cumpleaños y voy a comentar un poco, por si habéis pensado en comprar uno, lo que he visto antes y después de la adquisición.

Primero, decir que en casa solemos leer bastante. Especialmente MR, que puede zamparse dos libros al mes sin muchas dificultades. Así, el número de libros en casa crecía de forma alarmante, con lo que las (escasas) estanterías habían pasado de ser un agradable elemento visual decorativo a un amontonamiento de ejemplares buscando los reducidos huecos libres. Además, a pesar de que las ediciones de bolsillo suelen tener un precio asequible, ni todo lo sacan en estas ediciones ni muchas valen lo que cuestan (15€ o más por un libro con papel de poca calidad y pasta blanda me parece abusivo).

Así, la decisión estaba más o menos clara: los ahorros que nos suponían, tanto de espacio como de dinero iban a ser importantes. Ahora sólo quedaba ver los diferentes modelos.

Lo primero que me llamón la atención es que al pasar de página, la pantalla, para “repintarse” hace un parpadeo que puede resultar al principio un poco chocante y molesto. Se lo comenté a MR pero ella ya lo sabía de verlos en el tren, así que eso no era un problema (recomiendo encarecidamente ver uno en funcionamiento antes de comprarlo, y si en la tienda no nos lo muestran, ir a otra).

La labor que me quedaba a mí era la de comparar características, prestaciones y precios de los diferentes modelos. Lo primero, decir que lo que queríamos era un ebook, no un tablet en el que leer libros. Me explico:  hay ebooks con pantalla táctil, wifi,  GPRS, teclado,… pero eso no nos aportaba mucho a nosotros y los encarecían bastante, así que eso descartado.

Al final estábamos entre el Papyre, el cool-er, booq y algún otro. Mirando especificaciones vs. precio, nos decantamos por el booq, ya que los formatos soportados eran similares, la escala de grises también y el resto de funcionalidades parecidas o superfluas. Además el precio era más competitivo.

Una vez en nuestras manos y después de unos cuantos meses, la verdad es que estamos bastante contentos: no pesa nada (he tenido el kindle y parece un piedro a su lado), la lectura no cansa, las baterías aguantan bastante tiempo (más de una semana, usándolo sólo para leer) y sólo hemos tenido problemas con algunos (2, que tenían cosas raras) documentos word, solucionados mediante el (fabuloso) Calibre al convertirlos a epub.

El único problema que veo a los ebooks es que está pasando como con otros aparatos tecnológicos: en lugar de bajar de precio, les añaden funcionalidades que hacen que su (elevado) precio se mantenga. Bueno, y que como siempre, al otro lado del atrlántico están muuuucho más barato, y se sigue con la paridad euro-dólar 1-1.

Próximamente, un poco más sobre los ebooks, los libros en sí y el suicidio que están cometiendo las editoriales, igualito igualito que las audiovisuales.

Categorías:tecnología Etiquetas: ,

Tendencias Literarias

15/10/2010 3 comentarios

Me he acercado a la fnac a buscar unos libros de esos que ayudan a los padres primerizos un poco.

Pero lo que tenía en mente era un poco… específico, por no decir raro directamente.

Me costó un poco encontrar la sección donde podía encontrarlo, pero al final dí con ella: estaba en la parte de psicología infantil. Al lado de mi gran amado Dr Estivil. Y de otros libros que… bueno, creo que sería interesante echarles un vistazo más detenido en otro momento, sólo que ayer no tenía tiempo para ello.

A lo que iba, que como siempre, me voy por las ramas. Y es que buscando algo de lo que quería (no buscaba un libro en concreto, si no sobre un tema para ver qué tenían) ví que de la temática que me interesaba (que creo que es algo normal) sólo había 3 ó 4 libros, en cambio, de los que había unos cuantos era de “Cómo explicar a los niños que os divorciáis”.

No sé, la verdad es que me sorprendió un poco ver lo que va demandando la gente, porque me imagino que la fnac, como negocio que es, intentará cubrir las necesidades de sus clientes atendiendo a sus peticiones.

Y si os habéis quedado con la duda de qué es lo que estaba buscando… ya lo comentaré en otro post. O no. 😉

Categorías:eto qué eh?, hijos Etiquetas: ,