Archivo

Archive for the ‘De dónde viene’ Category

¿De dónde viene…

08/09/2014 Deja un comentario

..la e que aparece al lado del peso en la mayoría de productos alimentarios?

Estimated_sign.svg

Pues parece ser que esta letra lo que significa es el peso “estimado”. Es decir, que si en el paquete de galletas pone “250gr e”, lo que quiere decir es que debería haber esos 250gr, pero puede que haya 249 ó 252.

Vamos, para ahorrarse demandas por recibir menos cantidad de lo etiquetado.

Como curiosidad, es de tipografía diferente al resto de letras porque por un convenio al que se llegó hace tiempo tiene que ser siempre igual, independientemente del tipo de letra que se utilice para el resto.

Pra más info, como siempre, darse una vuelta por aquí.

Nunca te acostarás sin saber una cosa más.

Categorías:De dónde viene

Motorola

01/09/2014 Deja un comentario

¡Cuánto tiempo!

Hacía mucho que no creaba una entrada de este tema, y ahora, como se puede ver en el título, voy a volver (a ver si con más frecuencia) empezando por una compañía que, las veces que he adquirido un producto de ellos, nunca me ha defraudado.

 

Como siempre, algo de historia… pero no mucha, ya que si la queréis entera la tenéis en la propia página de la compañía o en la wikipedia. Eso sí, ovación por el nombre de la compañía, ya que es una palabra inventada y no los apellidos de los fundadores, como suele ser tan habitual. Y además, como explicaré más adelante, una invención que generó una “ola-ada” de nombres.

Empezaron hace unos añitos (allá por 1928) y se centraron en crear radios para los coches, que eso de conducir teniendo que escuchar a los enanos de atrás o a la “parienta” era la mar de aburrido, y más en aquella época que si bien las distancias que se solían recorrer eran más reducidas, la velocidad era también mucho menor, y el estado de las carreteras deplorable, así que los viajes eran, cuando menor, incómodos.

El nombre, a pesar de que en sus comienzos decidieron llamarse (en un alarde de originalidad) Galvin Manufacturing Corporation ya que los fundadores eran los hermanos… Galvin,  surgió de una unión de ideas sobre su producto: montaban radios en los coches, así que juntaron “Motor” y “Ola” (sí, en Español, curioso), esta última en relación a la onda sonora, queriendo dar una idea de “Sonido en Movimiento”. Y lo consiguieron, la verdad. Su logotipo de entonces era simplemente el nombre, con tipografía manuscrita.

Y he dicho antes que el nombre generó una corriente de imitadores porque a partir de este juego de palabras surgieron muchos otros, algunos han llegado (casi) hasta nuestros días como la gram-ola.

Aunque bueno, tampoco es que fuese una idea muy original, ya que en ese momento, la radio más famosa se llamaba Victrola.

Unos años después a principios de los 80, la empresa entró en el mundo de los teléfonos móviles. Pero así todo tardaron unos años en dar con su actual logotipo.

El símbolo de la ‘M’ fue bautizada por la compañía como la “eMsignia” y su diseño se realizó en 1955. El líder de la empresa afirmó que “los dos triángulos con forma de pico y arco forman  una letra M que mostrará el liderazgo en forma progresiva y ascendente de la empresa”.

Hoy en día, Motorola es una empresa estadounidense especializada en los campos de electrónica y telecomunicaciones.

Categorías:Electrónica

La vaca que ríe

21/06/2013 1 comentario

De nuevo en esta serie, vamos con una marca que hemos visto en numerosas ocasiones:

vacaquerie

Primero, como siempre, un breve vistazo a la historia de la marca… aunque en esta ocasión va a ser más breve que otras veces, así que mezclo todo, la historia con el logo.

Al final de la Primera Guerra Mundial, un famoso (en su barrio) quesero (que esto me lleva a una pregunta: la mujer del quesero… ¿qué será?) se encontró con que le sobraban muchas piezas de varios quesos (gruyere, emental…) y como estaban ya en su casa que les salían por las orejas, decidió hacer una prueba mezclándolos todos y creando una especie de “pasta” de queso. Y no estaba mal. Es más, tuvo más éxito que los quesos que vendía por separado, así que decidió lanzarse a la piscina. Pero para ello necesitaba un nombre llamativo. Y gracias a $deity, no hizo como otros muchos y no utilizó su nombre (León Bel). Iba dando un paseo y se encontró con un camión en el que estaba escrito “Wachkyrie”, en referencia a las Valquirias, las diosas nórdicas que ayudaban en las batallas.

León, que era un jashondo, decidió que ése era el nombre que quería para su nuevo producto (y su empresa)… pero haciendo una pequeña broma. Y así convirtió a las “wachkyrie” en la “Vache qui Rit “. Con el nombre en mente, le pidió  a un dibujante (Benjamin Rabier) que le diseñara el logo.

El “problemilla” es que, no sé muy bien si es que Rabier se perdió algo por el camino, pero en un primer momento la vaca no se reía. Sí, el logo de “La vaca que ríe” no se reía. Cosas de artistas, supongo.  Tampoco era roja ni tenía esos pendientes tan “llamativos”. Así que Bel acudió al diseñador / impresor Vercasson para que le retocara el dibujo. Éste último, en un alarde de creatividad y mala leche, creo la vaca roja riéndose con los pendientes… y lo registró a su nombre. Así, León tuvo que pagar “extra” para “recuperar” su diseño y poder utilizarlo.

Bola extra: Si tienes una lupa muy grande, con muchos aumentos, puedes ver que la vaca del logo tiene unos pendientes, que son unas cajas de porciones de quesito, que tienen el logo de la vaca con unos pendientes, que son unas cajas de porciones de quesito, que tienen el logo de la vaca con unos pendientes, que son unas cajas de porciones de quesito, que tienen el logo de la vaca con unos pendientes, que son unas cajas de porciones de quesito, que tienen el logo…

Chevrolet

11/05/2013 Deja un comentario

Volvemos con los coches, y ahora con una marca bastante conocida.

chevrolet

Esta vez, al contrario de la última entrada (jodó, cómo me chirría esa frase), la historia la voy a pasar un poco por alto, a pesar de que es una empresa con más de 100 años en el mundo de la automoción para centrarme más en el logotipo, ya que hay varias leyendas urbanas sobre cómo se gestó.

Empezaré, como suele ser habitual, con la fundación de la compañía allá por el 3 de Noviembre de 1911 (la hora exacta la desconozco). Los individuos en cuestión responsables de la ello fueron el estadounidense William Crapo Durant y el piloto suizo Louis (tan ta ta chaaan….) Chevrolet. De verdad, creo que tendrían que hacérselo mirar eso de poner a la empresa el propio nombre: denota poca imaginación, un exceso de ego. Y viendo el tamaño de los primeros coches que sacaron (hasta la década de los 60), creo que me decanto por la segunda opción.

Además, el origen está en una jugada de venganza por parte de William Durant, ya que había sido despedido de General Motors, y creó la empresa para desquitarse. Para el resto de la historia de la compañía, tenemos a nuestra gran amiga la wikipedia. Ahora el logo.

Lo primero, decir que es de los pocos que tienen nombre propio: bowtie. Aunque tampoco es que sea un nombre exclusivo, porque es como los anglosajones denominan a la pajarita. La de vestir, no ésta.

La historia principal (la que cuentan ellos y la que está en la wikipedia) es que Durant, durante un viaje (penoso uso del recurso literario de la derivación, me doy cuenta) en su estancia en un hotel de París, la decoración de las paredes de su habitación presentaban una figura de un cuadrado sobre un paralelogramo. Le gustó, arrancó un trozo de papel y se lo llevó para copiarlo: había nacido un logotipo que pronto sería mundialmente reconocido.

La pena es que, a pesar de ser una historia bonita, curiosa o entrañable (ver a un hombre de negocios adinerado arrancar un trozo de pared siempre es entrañable), o precisamente a causa de ello, parece que no es cierta.

Por un lado, su hija Margaret declaró en un libro publicado en 1929 que su padre, al que le gustaba crear los diseños de las insignias de los coches mientras estaba sentado a la mesa para cenar (así había hecho con el Buick), entre un plato de sopa y un poco de pollo frito (no, José Ramón Julio Márquez Martínez, no me refiero a que estuviese escuchando tus discos, así que no fuiste inspiración y no te tienen que pagar por ello) creó el diseño de Chevrolet. Una historia menos atractiva, pero más real.

Pero ésta tampoco parece ser la buena, o al menos tiene un “ligero” matiz, que fue apuntado por su mujer: Durant vio el diseño de un logotipo con forma de pajarita cuadrada en un periódico de Virginia (el estado y ciudad de los USA, no se refiere al nombre de la vecina), y le comentó a su mujer que ese diseño podría quedar muy bien como emblema de Chevrolet.

El propio William aseguró que la historia verdadera fue la del hotel, pero su mujer (no sé si como venganza por algún problema marital) sostiene que la del anuncio en el periódico es lo que realmente sucedió. Y para apoyar esta versión, hay una muestra de una página del periódico que citaba la mujer.

bowtie

Así que, por mi parte, creo que me quedo con la de Catherine, que es más creíble. Por otro lado, la hija también podría tener razón y el diseño se completó en una cena en casa, aunque basado en el anuncio del periódico.

Fuente

 

Lamborghini

19/04/2013 3 comentarios

Por una petición de JuanRP, hoy vamos a por otra marca de coches. Y sí, es otra de esas marcas de la que nos tendremos que contentar con ver pasar los coches, o mirarlos en revistas, porque conducirlos está un pelín difícil.

Lamborghini-logo

Ya que estamos, vamos a comenzar por el principio: “era una cálida tarde de verano en la antigua grecia…” ups, no, esto no era aquí. No es ese principio por el que hay que empezar. A lo nuestro.

El nombre de la compañía, en el alarde de imaginación al que estamos acostumbrados y que ya hemos visto en numerosas ocasiones, es el apellido del fundador: Ferruccio Lamborghini.

Aunque el pistoletazo de salida se da oficialmente en el año 1963, Ferruccio es un empresario con varias compañías de éxito en su “bolsillo”, algunas dedicadas al entorno de los motores de combustión interna, como una fábrica de tractores que fundó después de la II Guerra Mundial. Puso mucho empeño en ellas, y consiguió destacar y reunir la suficiente cantidad de dinero como para cumplir un sueño: competir con Ferrari en la construcción de superdeportivos (según la leyenda todo empezó por un fallo que tuvo un coche comprado a Ferrari -el 250GT- y cuando fue a quejarse le dijeron que ”solo era un mero ciudadanito de a pie sin ningún conocimiento sobre deportivos ”pura sangre”). Desde sus círculos le avisaron de que se metía en un berenjenal que le quedaba grande, pero él, empecinado en conseguir su meta, se dedicó en cuerpo y alma a la nueva empresa. Reunió a los mejores ingenieros y diseñadores de cada parte de un vehículo (alguno “robado” a la casa Ferrari) y consiguieron lanzar su primer bólido, el 350 GT, del que fabricaron 120 unidades. Derrochando parte de la imaginación que les sobró de idear el nombre, el siguiente modelo que fabricaron fue el… 400 GT. Que digo yo que por lo visto todo el dinero lo gastaron en contratar a ingenieros y técnicos, pero de la parte comercial y de marketing no se encargaba nadie. Hasta que en 1965 lanzaron el Miura. El comienzo de este modelo fue una iniciativa de los jóvenes diseñadores, que dejaron volar su imaginación y casi más como un ejercicio de diseño trazaron las líneas del nuevo modelo. Para su sorpresa, a Ferruccio le gustó mucho la idea y se llevó a cabo. Cuando se presentó al público, Bertone descubrió el potencial de la nueva marca y decidió colaborar con ellos.

Después siguieron viniendo coches de éxito, como el Espada, Islero, Jarama (muy relacionados con el mundo de los toros, como el Miura, y luego veremos por qué), el Countach (que fue mi primer coche teledirigido… snif!), Diablo, Murciélago, Gallardo, Reventón (mal nombre para un coche, pero ellos sabrán),  y el último, el Veneno.

No sé, nunca he conducido uno y no sé si alguna vez podré, pero los nombres no me dan mucha confianza y generan una imagen en mi cabeza de cómo puedo acabar si no conduzco con muuuucho cuidado: Espada, Diablo, Reventón, Veneno,…

Y ahora, el logo. Pero lo siento, y me he extendido más de lo habitual en la primera parte porque el logotipo tampoco tiene mucha historia: el señor Lamborghini nació bajo el signo de Tauro, y se identifica con la fuerza y nobleza de estos animales. Quería trasladar esas sensaciones a sus coches, así que, como para el nombre, no tuvo que dar muchas vueltas al tema principal del logotipo: un toro bravo embistiendo. Un Miura, que según el propio Ferrucio, “Adoro al toro, al Miura; es el más noble de los animales y el más difícil de derrotar, un verdadero campeón”.

Además, la forma del logotipo, huyendo de la típica circular de otras marcas, se parece “demasiado” al escudo de Ferrari con el caballo rampante. Y con el toro embistiendo, parece toda una declaración de intenciones.