Inicio > TV-Cine > Ahora… la piñícula (Cine II)

Ahora… la piñícula (Cine II)

Como dije hace un par de días, fuimos al cine. Y ya he comentado en el post del enlace mis opiniones sobre los temas que rodean a la exhibición de una película (o más bien, de esa película en concreto).

Y aviso, habrá spoilers a cascoporro.

 

Ahora me centro en el el documental que vimos. Y sí, digo documental porque parece la versión “backwards” del “así se hace“: empieza todo construido y acaba medio mundo convertido en un solar.

Y es que ese es el problema que hemos visto a la película: No es Superman. Es como si hubiesen pintado a Hulk de azul y rojo… y no sólo por los músculos (que su traje no necesitaba “relleno”), si no porque parece que trabaja para una empresa de demoliciones.

En el film de Donner (y cada vez en menor medida en el resto) Superman salva y ayuda a la gente. En esta parece que simplemente quiere destrozar a los malos, caiga quien caiga.

Que por cierto ese es otro de los puntos negativos (para nosotros): las interminables peleas. De las casi dos horas y media que dura la película, creo que más de 1,5 horas (calculado a ojo) se las pasa a tortas con el General Zod y sus secuaces. Y son peleas sin sentido, que no aportan nada a la historia que se cuenta.

He leído por ahí que, ante el fiasco de taquilla que supuso “Superman Returns“, achacado en parte a sus escasas secuencias de acción (pero que realmente hay más de las que dicen, y, personalmente, me pareció mejor de como la pusieron) en esta decidieron tirar la casa por la ventana. Y han tirado la casa, el edificio, el barrio y parte de la ciudad. No sé cuántos millones se habrán ido sólo en la parte técnica de conseguir que el CGI no “cante” demasiado, pero estoy convencido de que por lo menos ha sido la mitad del presupuesto total.

Eso sí, parece que les ha dado resultado, porque la taquilla la apoya. Aunque (y no hemos sido los únicos) salgas del cine con un regusto un tanto amargo.

Por otro lado, la duración creemos que ha sido excesiva, más que nada porque, como he dicho antes, se ha inflado con minutos de peleas de las que se podía haber prescindido. O al menos haberlo hecho más interesante por ejemplo centrándose más en la infancia y adolescencia.

Y una cosa que me ha sacado de quicio (bueno, una que son dos) la maldita cámara. Señor Snyder, por favor, para la próxima película no deje que su hijo juegue con la cámara. O si el encargado de sujetarla tiene un ataque de tos, un tic nervioso o un hipo recurrente, por favor, que deje de grabar. A mi MR no mucho, pero a mí me ha resultado muy molesto que tenga más vibración y movimiento que la jodía bruja de Blair. Y en las peleas, como decía un cantante, un pasito pa’trás. Que tan cerca no se ve nada (como demostró Bay en sus enjambres de robots) y corres el riesgo de recibir un golpe.

Resumiendo, que no es mala, y si disfrutas con la acción, ésta es tu película. Pero echamos en falta algo más del primer Superman. Mi nota se queda en un 6.

Anuncios
Categorías:TV-Cine
  1. Aún no hay comentarios.
  1. No trackbacks yet.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: