Inicio > informática > No sólo de “usaurios” vive la informática

No sólo de “usaurios” vive la informática

Hay muchas veces que si no fuese por los “marditos usaurios” los informáticos no tendríamos trabajo. Y no lo digo por la obviedad de que si no tenemos a alguien que use o aproveche nuestras aplicaciones no tendría sentido desarrollarlas, no.

A lo que me refiero es que hay veces que nuestro trabajo consiste, casi exclusivamente, en arreglar lo que rompen los usuarios bien porque la aplicación no está suficientemente cerrada (ninguna lo está, y la que se hace completamente cerrada, piden abrirla para las “excepciones”, y luego pasa lo que pasa, claro) o bien porque les gusta mucho pulsar botones que a un niño un juguete de Fisher-Price.

Pero hay otras, por suerte no muchas, que el trabajo nos lo generamos nosotros mismos. Y esto no está mal del todo. El problema viene cuando el “marrón” pasa de unos a otros. Y ya si salta de empresa o el generador del marrón ya no está localizable, puede alcanzar dimensiones nada agradables.

A lo que venía todo el rollo anterior es que, leyendo la noticia de por qué Microsoft decidió eliminar el Pinball de Windows Vista en adelante, me he acordado de dos situaciones que fueron estresantes, aunque con el paso del tiempo (como si fuesen rocas erosionadas) se han visto limadas y redondeadas.

La primera, nada más enfrentarte a ella puede parecer graciosa, pero cuando tienes que pelearte con ella durante un tiempo y con fechas cerradas, puede ser muy estresante: El anterior programador decidió que todos los nombres de variables y objetos, en lugar de darles un nombre lógico (vistaUsu para una vista que recoja los usuarios, por ejemplo) dejó volar su imaginación y, respondiendo a la llamada interior de lo que me imagino que sería su profesión soñada, les puso nombres de animales. Así tenías  a un perro y un gato, una rata daba una vuelta por ahí mientras que los caballos, las vacas y toros se sentaban a ver cómo los demás jugaban.

Pero si la anterior puede parecer graciosa, ésta es directamente para colgar de los pulgares al jodío que la perpetró. Porque la única explicación posibles es que quisiera hacer imposible para el resto del mundo que entendiesen lo que los programas hacían. Y para liarlo lo más posible, cual ofuscador, lo que se le ocurrió a la criaturita fue coger todas las variables, objetos y todo lo que pudiera ponerle un nombre y llamarlo temp1, temp2, temp3,… tempn, independientemente de su “categoría”. Mortal. Era casi imposible de seguir, no digamos cambiar algo y buscar posibles implicaciones.

Anuncios
Categorías:informática Etiquetas: ,
  1. Aún no hay comentarios.
  1. No trackbacks yet.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: