Archive

Archive for 31 octubre 2012

Más neolengua

31/10/2012 Deja un comentario

Al igual que ampliar el número de alumnos por clase ya no es aumentar, si no flexibilizar, ayer me encontré con otra nueva perversión del lenguaje. Me imagino que será para que no parezca realmente lo que es.

Ya no se “despide a personas” en las empresas, si no que se llega a una extinción de contratos.

Tuve que leer varias veces la frase para comprender a qué se refería.

Y además estaba acompañada de una acotación temporal:

La extinción de contratos se efectuará en el presenta ejercicio.

Vamos, que traducido quiere decir que en lugar de cesta de navidad la empresa va a regalar una carta de despido.

Estoy convencido de que toda esta jerga que intenta que las acciones que se toman no afecten a los encargados de decidirlas y de llevarlas a cabo comenzó cuando el Departamento de Personal pasó a denominarse Recursos Humanos.

Categorías:¿donde meto esto? Etiquetas: ,

Cambio horario

29/10/2012 Deja un comentario

Si alguien tiene el teléfono de la persona encargada de realizar el cambio horario, que me lo pase, que necesito tener unas palabras con él.

Y si no atiende a razones, le dejo a las diablillas un par de días hasta que se hagan a la mardita hora!!!

Categorías:hijos

Gente rara

23/10/2012 Deja un comentario

Ahora que utilizo a diario el transporte público me doy cuenta de la cantidad de peculiaridades que se pueden observar si estás un poco atento.

Generalmente voy con la cabeza en mi ebook, devorando las letras unas veces (como ahora, con la Danza de Dragones de Canción de hielo y fuego) y otras tragándolas entre arcadas y a regañadientes (como el anterior, del que ya haré una reseña) aderezado casi siempre con un poco de música. Eso sí, a un volumen normal para no molestar al resto de viajeros y siempre con cascos.

Pero hay días en los que la batería del mp3 se ha acabado, o que estoy más distraído y me encuentro con escenas curiosas:

– Una viajera con la que coincido a diario, que estoy por preguntar qué compañía telefónica tiene, ya que todo el trayecto (coincidimos tanto en el metro como en el cercanías de renfe) se lo pasa hablando por el móvil: tiene una cobertura cojonuda y tiene que pagar un pastizal al mes ya que el viaje total pueden ser 45 minutos y de esos 45 puede estar 44:30 pegada al móvil. Debe trabajar en una hot-line, si no, no me explico cómo se puede hablar tanto. Vale, igual también tiene que ver el que soy hombre y generalmente nuestras conversaciones por teléfono suelen durar a lo sumo 3 segundos. 4 si hay mala cobertura y tenemos que repetir algo.

– Un viajero de los “ansiosos”: una parada antes de llegar al destino se intenta colocar el primero en la puerta. Luego se hace el recorrido del transbordo corriendo, empujando a quien se ponga en medio. Ya en el andén, esperando al metro, se pone donde prevé que va a parar una puerta y si no sigue la más cercana empujando al resto. E intenta sentarse siempre, pasando por encima de quien sea. Como ya le tengo calado, un par de veces me he puesto firme y se ha tenido que aguantar. Pero lo que más me enferma es que tiene puesta la alarma del móvil cada 5 minutos. No sé si es que no sabe quitarla o por si acaso se duerme en el tren, pero es estresante.

– Una señora, un tanto mayor. Iba sentada al lado de una papelera leyendo una revista. Y por cada hoja que leía, la arrancaba y la tiraba a la basura. No sé, será que era un número atrasado y ya habían caducado las páginas y hasta olían mal o algo parecido, si no, no me lo explico.

Y como estos, un sinfín de fauna que hace que los trayectos sean más entretenidos. O no.

P.D.: estaré atento por si hay por ahí algún blog donde hablen de un tipejo que va siempre leyendo, con cascos y a veces moviendo los labios como si estuviese cantando, jejeje

Categorías:¿donde meto esto?

Recortes en Educación

19/10/2012 Deja un comentario

Hace más de una semana que no me paso por aquí, así que perdón por teneros olvidados, pero es que he tenido unos días un tanto ajetreados.

Y para empezar bien con “la vuelta”, vamos a hablar del negro futuro que nos espera. Y sólo me refiero a la Educación de nuestros hijos. Que en definitiva lo es todo.

Todos conocemos los continuos recortes que se están acometiendo. Ahora, en Educación Infantil (3, 4 y 5 años) se ha ampliado el número de alumnos por clase. Aunque el malnacido de Wert haya dicho que “no se ha ampliado, se ha flexibilizado”. No, mentiroso de mielda, pasar de 25 alumnos por aula a 27 no es aumentar, no. Que me imagino lo que tiene que ser estar con 27 niños recién salidos del regazo de sus padres (en pocos casos) o de sus abuelos (cada vez en más ocasiones). Que hay unos cuantos (por estadística, una cuarta parte) que todavía, cuando empiezan, no tienen ni 3 años!!! Y tienen que tener un perfecto control de, entre otras cosas, los esfínteres. Vamos, muy interesante.

También hay recortes en el número de profesores. Y eso se traduce en que a los peques (mis diablillas están todavía en Infantil) se les ha quitado la clase de música, porque en este ciclo no es obligatoria. Eso sí, para la secta sí que hay profesores: Religión (cristiana, of course, así que más concretamente: catecismo – o catetismo-) se imparte 2 horas a la semana, al mismo nivel que Inglés, Educación Física,… y más que Informática, que tiene sólo 1 hora a la semana. Religión como extra-escolar YA!!!!!

Porque además, el problema es que a los niños que no van a religión no les permiten recibir clase, ya que “tendrían ventajas sobre los que sí van a religión”. Pues que se aguanten, oño. Que además, los que no van a religión YA tienen ventaja sobre los que sí van. Por cierto, una pregunta: ¿qué está mejor visto para el dios cristiano: una persona que actúa bien por propia convicción sin alicientes externos u otra que hace el bien porque hay alguien o algo espiándolo y si no hace lo que debe le va a castigar eternamente?

Del tema de los comedores, ya lo he comentado por aquí, pero todavía sigue coleando. Como para no. Que sea proporcionalmente (o sin proporción, directamente) llevar la comida de casa que comer allí es vergonzoso.

Que se criminalice a los padres y profesores que secundan la huelga de estos días comparándolos con izquierdosos radikales, o que llamen irresponsables a los padres que “inculcan” ideas peligrosas a sus hijos (¿peligrosas para quién?) es algo que debería ser perseguido y juzgado. Y, como los vaqueros, después de un juicio justo se les ahorca.

Resumiendo, que la escuela pública como la conocemos, o más bien como la hemos conocido hasta hace un par de años va a ser completamente desmantelada y nuestros hijos no van a poder disfrutarla. Con lo que la formación de las próximas generaciones va a estar al nivel de hace 40 años, con una élite que se va a poder pagar los estudios y una masa social que únicamente podrá aprender lo justo para poder servir de esclavos al poder. Que no hay nada más peligroso para un gobierno que gente inteligente que no sea de su cuerda. Y lo están logrando a marchas forzadas: eliminando la educación y forzando a los pocos que logren estudiar a buscarse trabajo cualificado fuera de las fronteras.

Para terminar, propongo un jereoglífico que me ha venido a la cabeza:

Categorías:hijos Etiquetas: ,

Citas

10/10/2012 Deja un comentario

La oposición es el arte de estar en contra tan hábilmente que luego se pueda estar a favor

Charles M. de Talleyrand

Y no, no lo digo por el actual gobierno, que aunque esté haciendo todo lo que criticaba cuando estaba en el “banquillo contrario”, para poder referirme a él habría que cambiar la frase por:

La oposición es el arte de estar en contra y tener tan mala memoria que luego se pueda estar a favor.

Aun sabiendo que no es mala memoria, si no simplemente hipocresía, doblepensar, jugar al todo vale,…

Categorías:Citas Etiquetas: ,

De tal palo…

09/10/2012 Deja un comentario

El refranero español es muy socorrido, y en multitud de ocasiones nos suelen venir a la cabeza expresiones que pertenecen a nuestro legado cultural.

Ayer mismo estando con las diablillas en el parque, presencié una actitud de un chavalillo que, al conocer a su familia, me resultó el vivo ejemplo del refrán que da título a la entrada de hoy.

Estaba yo con la pequeña, un poco atento a la situación porque una niña había decidido que quería una muñeca, y como la única que había en varios metros a la redonda era la de mi hija y la “ladrona” era mayor, se la quitó de las manos. Mi diablilla, cómo sólo sabe sacar las garras con su hermana pero haciendo alarde de su “viveza”, no intentó nada con la chica; siguió jugando a lo suyo, prestando más atención que hasta entonces al columpio que tenían al lado. Entonces la otra niña se interesó por lo mismo, dejando al bebé abandonado, momento en que aprovechó mi peque para recuperarlo. Así que después de presenciar la eterna lucha de los parques, me fijo en otro niño, porque sé que va a hacer que la tarde sea más divertida.

Un rato antes ya había recibido una reprimenda por parte de una madre por pegar a una niña que estaba jugando ahí, así que me dije que hoy iba a estar entretenido con el mini-macarra.

Mientras estaban jugando a algo que no supe descifrar, apareció una china de, más o menos, su misma edad. Entonces el niño le dice:

– A ver, chinita, ¿qué nos vas a vender hoy?

Me quedé un poco sorprendido, porque me parecía demasiado incluso para él, pero eso fue sólo el comienzo. Otro niño del parque le dijo que esa niña iba a su cole, y que vivía aquí al lado. Y algo hizo conexión en su cabeza y lo vomitó su boca:

– Qué es, ¿tu vecina? Pero si ésta duerme en un saco en la tienda, que no tiene casa. Venga, chinita, a dormir a la tienda.

Me quedé flipado. Un mocoso de 5 años portándose así. Aunque claro, mientras él decía esas burradas, estaba viendo a su padre o a su abuelo soltando esas perlas. Pero continuó: en el parque había también un negrito (bueno, mulatillo más bien, que no era muy oscuro), y como la chinita se había ido a jugar con sus amigas, el nuevo blanco de sus acciones fue este chaval. Y no, no he pretendido hacer un chiste.

– Hola negrito… Te vamos a arrancar la nariz… y la piel… negritoooo. – y dicho con un tono de voz con el que intentaba dar miedo.

Casi tengo que recoger los ojos del suelo de lo que se me salieron de sus órbitas. Impresionante.

Y todavía tuvo suerte de que el negrito al que quería arrancar la piel pasó de él, porque tenía varios años más y le sacaba dos cuerpos.

Eso sí, la madre estará toda orgullosa, porque lo único de lo que se enteró ayer era de que su hijo… estaba jugando. No se enteró de nada: ni de la primera bronca de la otra madre a su hijo, ni de los improperios que salieron luego de la boca de su churumbel, ni de nada. En flin.

 

Categorías:hijos Etiquetas:

Cell

08/10/2012 Deja un comentario

Hacía tiempo que no leía nada del Sr King. Creo que lo último había sido la historia de Roland y su búsqueda. Y como suele pasar en estas historias tan largas y que crean tantas expectativas, el final me dejó un poco frío. Aunque a decir verdad, creo que cualquier final nos habría dejado insatisfechos, al menos completamente.

No sé si por este u otro motivo, pero no había querido embarcarme en un relato de uno de los autores más prolíficos del terror y suspense. Pero al final, como un hijo pródigo, aquí he vuelto. Y la verdad es que el retorno ha sido para bien.

La historia de la novela nos presenta una situación que se está planteando mucho últimamente: un ataque de muertos vivientes. Aunque en este caso son un tanto diferentes. Y la causa es una señal propagada por los teléfonos móviles, de ahí el nombre.

El protagonista se encuentra separado de su familia, y tratará de reunirse con ellos, conociendo en el transcurso a una serie de personas que, como él, se han salvado de la “conversión” por no utilizar estos “nuevos” (la novela está publicada en el 2006) aparatos del infierno.

Como siempre en las historias de este autor, hay giros inesperados, y lo truculento nos acompaña desde el principio hasta el final. Pero no creo que nadie que se ponga a leer un libro de Stephen King se lleve una sorpresa al encontrarse esas cosas.

Con el éxito del libro, y como en tantos otros casos anteriores, se intentó llevar la historia al cine. Aunque después de algunos problemas, se optó por una serie de televisión. Y parece que eso tampoco llegó a buen término.

Título: Cell.

Autor: Stephen King

Temas: Thriller, Apocalipsis, Terror, Zombies

Puntuación: 

Categorías:Libracos