Archivo

Archive for 11/09/2012

Malditos anuncios

11/09/2012 1 comentario

Una nueva entrada de desahogo.

Me imagino que, quitando a los publicistas y salvo honrosas excepciones en las que los anuncios tienen más calidad que el programa, serie o película que estás viendo, a pocos nos gustan los anuncios. Y más cuando son un tanto grotescos, como por ejemplo el que duró poco en antena sobre un tipo que tenía que pelearse con sus mocos por las noches hasta que venía un inhalador al rescate. O el de un pseudo medicamento que alivia las molestias de los gases, y para representar la situación aparece una recua de gordos embutidos en buzos rosas.

De verdad, puedo entender que con la presión de tener que cerrar fechas y ante una sequía de ideas, la empresa de publicidad proponga esa idea. No me imagino la cara con la que se presentaría el encargado de enseñarla a los clientes, pero puedo entender que si no tienes nada más, vayas a la desesperada. Lo que no me entra en la cabeza es quién cuhone compra esa idea. Y hacen un spot. Y lo dan por la tele.

Pero bueno, que aunque los anuncios televisivos puedan resultar molestos, grotescos o directamente llamen estúpido al telespectador (véase Actimeles, Activias y demás), los que de verdad me ponen de mala leche son los anuncios de la web. Especialmente dos tipos:

– Tipo A: Entras en una página y de repente te desaparece todo y te sale a toda pantalla una imagen que utiliza una paleta de colores tal que como no tengas a mano unas gafas de sol y corras raudo a ponértelas corres el riesgo de quedarte sin retina. Entonces empiezas a mover el ratón por toda la pantalla, intentando encontrar un sitio donde poder cerrar esta aberración cromática y visitar la página que estabas deseando ver. Y los jodíos de ellos cambian cada vez la forma de cerrarlo: o una X pequeñita, o un texto que puede llevar a equivocación (“click aquí para ver contenido” ¿qué contenido? ¿lo que yo quería o el anuncio?) o incluso nada, y simplemente te muestran un contador que no sabes si cuando llegue a “0” va quitarse el anuncio o explotar el ordenador. Hay sitios en los que esto sólo sucede la primera vez que entras, pero luego al moverte por las diferentes páginas o secciones no vuelve a aparecer. Bueno, vale, de alguna forma hay que pagar el hosting y demás. Pero es que ayer entré en uno en el que cada acción hacía que apareciese. Ni que decir tiene que me salí, y no volveré a poner el ratón por esos lares.

– Tipo B: Entras en una página y… MÚSICA!!! GENTE HABLANDO!!!!!! ¿pero qué es esto? ¿A quién co*o se le ha ocurrido poner vídeos con auto reproducción y el volumen a tope? Esto tendría que estar prohibido. Es como cuando estás viendo una película en la televisión y es tan interesante que decides cerrar los ojos para recapacitar sobre lo que estás viendo, y cuando ya estás casi en trance, cortan la emisión y te lanzan un spot con un volumen 10 veces más alto. El corazón se desboca y casi te caes del sofá.

Pues bien, estos dos modelos de publicidad en la web son los que consiguen que no vuelva a entrar en una página web. Con lo cual no tienen que preocuparse de pagarse el hosting, que si siguen así no van a tener visitas que quieran quemarse los ojos o tener un infarto.

Anuncios
Categorías:[me]nerva Etiquetas: