Archivo

Archive for 28 junio 2012

De nada, Sara

28/06/2012 Deja un comentario

No sé si se habrán enterado del revuelo que se ha organizado con eso del “Gracias, Sara”.

No voy a ponerlo aquí, pero una simple búsqueda por internet con esas dos palabras nos dará como resultado un montón de páginas en las que se hacen chistes con las intervenciones de esta periodista durante las retransmisiones de los partidos.

Y me parece bien que se hagan bromas de casi todo, y en la profesionalidad del individuo reside el tomárselas bien, mal o simplemente pasar de ellas. Además, tampoco tengo ninguna base para criticar o elogiar a Sara Carbonero, ya que no suelo ver las retransmisiones en las que aparece ella y no sé si sus compañeros la aprecian, piensan de ella que es un simple florero por ser pareja de quien es o qué.

Lo que me llama la atención es que se diga de ella que no aporta nada con sus comentarios… cuando el 95% de lo que dicen los periodistas deportivos durante un partido se podría tirar directamente a la basura. Se ve que tienen que llenar minutos hablando para justificar su sueldo y realmente no piensan lo que dicen, echan mano de todos los refranes y obviedades que pueden y demás sinsustancias.

Ayer, sin ir más lejos, en el partido de España – Portugal uno de los comentarios estrella (sí, estuve viendo el partido… más o menos) fue “si España quiere ganar el partido, dependerá de lo que haga con el balón”. Jodó, ¿y eso lo sabrá del Bosque?

Así que menos “gracias Sara” y más “gracias periodistas deportivos”

Anuncios

España – Eurocopa

22/06/2012 Deja un comentario

Sí, los que me conozcan se extrtañarán del título que he puesto, pero si seguís leyendo un poco más (que no va a ser mucho, y además,  ¿para qué habéis venido si no?) lo entenderéis.

Ayer, merendando con la diablilla mayor, me pregunta:

– ¿Cómo va España?

Se me cayó el mundo a los pies. Casi empiezo a dar taconazos en el suelo para hacer realidad lo de “tierra trágame”. Pero no hizo falta, cuando empecé a balbucear una respuesta ininteligible para ganar tiempo hasta que las neuronas (las dos) hiciesen contacto y me proporcionaran una respuesta medianamente satisfactoria, cambió la pregunta, creo que porque vio mi cara:

– Papacho, ¿España va ganando?

Respiré medio aliviado, porque una luz entró en mi cabeza y entendí a qué se refería: el júrgol. Y no es que quiera ocultarla la situación real y que viva en un mundo de piruleta, pero con 5 añitos me parece muy pronto para contarla según qué cosas.

– No, cariño, hoy no juega España.

– ¿Entonces por qué hay tantas banderas en las casas?

(Porque a la gente le va el “pan y circo”, porque es una válvula de escape, porque nos engañan,…)

– Es que la gente las puso al principio y no las quita cada día, que es un lío.

– Ah, vale. ¿y cuándo juega?

– El sábado por la noche

– ¿Y contra quién?

– Contra Francia. El sábado el partido es España – Francia

– Pues muy mal, no van a hacer nada

– ¿no? ¿por qué?

– Pues porque no se van a entender!!!

P.D.: ODIO la página de la eurocopa (ni pongo enlace). Al jodío diseñador o al gestor de contenidos que se le ha ocurrido meter 2 videos (anuncios, y por cierto, es el mismo, capullos) con sonido le cortaba las manos. Las páginas con sonido tendrían que estar prohibidas.

Categorías:hijos Etiquetas:

Resident Evil

21/06/2012 Deja un comentario

En esta ocasión, en lugar de hablar de un libro, lo haré de 7. Hala, a lo grande. Estos títulos son:

Resident Evil 0 – Hora cero

Resident Evil 1 – La conspiración Umbrella

Resident Evil 2 – La ensenada Calibán

Resident Evil 3 – La ciudad de los muertos

Resident Evil 4 – Inframundo

Resident Evil 5 – Némesis

Resident Evil 6 – Código Verónica

De media tienen unas 300 páginas, así que ha sido un buen atracón, pero para no quedar tocado mentalmente (más tocado, se entiende) no me los he leído del tirón, si no intercalados. Primero, por si hay alguien que no sepa de qué va esto, decir que la historia general y los nombres de los personajes están sacados de una de las sagas de videojuegos más famosas de la historia (Resident Evil). Los juegos tienen mucha calidad, cosa que lamentablemente no se ha trasladado a la multitud de (demasiadas) películas que se han producido intentando sacar tajada de los fans del videojuego. Y (siguiendo con los lamentos) tampoco los libros han tenido la suerte de escalar hasta la altura del material original, pero es que eso era muy difícil. El argumento general es:

Umbrella es una empresa farmacéutica, pero se ve que la Viagra y el Tamiflú no dan suficientes beneficios así que se embarcan en unas investigaciones un tanto dudosas: bioingeniería, bioquímica, implantes,… lo que, como es de esperar, no tiene buen final y acaba, por un lado convirtiendo a todo el que pilla en zombie, y por otro creando unos monstruos con los que los protagonistas tienen que pelear para conseguir sobrevivir. Y estos “chicos buenos” son los miembros de los STARS, un cuerpo policial de élite.

Y básicamente así se resume todo. Con lo que os he ahorrado leeros más de 1500 páginas. De nada.

Profundizando un poco (no mucho, para seguir con el estilo propio del blog) se puede apreciar que está basado en un “survival-horror”, en el que aparecen puzzles y enigmas que no parecen muy lógicos en el entorno en el que se encuentran, pero que rinden homenaje a los orígenes de la saga. Por ejemplo, para pasar de una zona de las instalaciones de investigación a otra se necesita la combinación de 3 llaves de 3 colores que están escondidas en estatuas y demás. No es suficiente con una tarjeta de acceso o un escáner, no. Hay que poner una adivinanza.Aunque claro, nunca he visitado unas instalaciones de seguridad e igual resulta que es así.

Además, no sé si por defecto de traducción o qué, hay algunas frases o párrafos que tienes que leerlos detenidamente para entender lo que quiere decir. No porque se hagan reflexiones metafísicas acerca del ser, de la vida o de cómo consiguen pegar el teflón en las sartenes si al teflón no se le pega nada, no. Es que las construcciones gramaticales no son del todo correctas, o los verbos no están bien conjugados en tiempo o persona que deberían, o falta alguna palabra,… con lo que a veces la lectura es un poco tediosa.

En cambio, los personajes, al disponer de más tiempo que en las películas, están mejor definidos, y entendemos mejor sus motivaciones y acciones. De hecho, juega con eso y hay en ocasiones en las que pone en boca de los protagonistas frases como “estoy actuando como en una película mala cuando todos decimos al actor que no se meta en la boca del lobo” y similares.

La escritora, S. D. Perry, está especializada en escribir libros basados en entornos ya creados (Alien, Star Trek,…). Que no digo que no tenga imaginación para inventarse algo nuevo, no, pero resulta sospechoso que todas sus obras sean “novelizaciones” de estos tres “universos” y un par más de otras películas (Timecop y Virus). Lo que sí se le puede reconocer a la escritora es que todas las novelas (de la serie de Residente Evil, al menos) tienen más o menos la misma calidad, siguen los mismos esquemas, así que es más o menos como con las canciones de Jarabe de Palo: si te gusta una, te gustan todas. Eso sí, conviene espaciar unas de otras para no empacharse.

Título: Resident Evil … (los de arriba)

Autor: S. D. Perry

Temas: Terror, Thriller, Zombies

Puntuación:

Categorías:Libracos

El regalo

20/06/2012 Deja un comentario

Ya han pasado 4 meses. Cuatro. Tiempo a todas luces insuficiente para reponerse, pero 3 meses y 26 días más de los necesarios para retomar la vida normal según lo estipulado por la ley, el estatuto y los convenios.

Erik se sienta en el borde de la cama, abre la mesilla del lado de su mujer, o mejor dicho del lado que había sido de su mujer, y saca del primer cajón un sobre. Es un envoltorio sencillo, blanco, sin ningún dibujo ni logotipo de ninguna empresa. Únicamente tiene escritas dos palabras: “PARA TI”, aunque ya no se pueden leer bien. Pero él sabe lo que pone, porque es su letra y fue su mano la que empuñó el bolígrafo que Ana le había regalado y trazó las líneas que componían esas dos sencillas palabras.

La tinta se ha emborronado, haciendo que todo esté rodeado de unas nubes irisadas. En esas zonas, el papel del sobre está ligeramente acartonado por las sucesivas ocasiones en las que se ha humedecido y vuelto a secar. Y se puede notar, si se pasa la yema de los dedos con delicadeza granos muy finos de arena, que no es tal, si no cristales de sal procedentes de las lágrimas de Erik.

El sobre era un regalo para su mujer. Habían pasado una época de muchos agobios, muchos recortes en los presupuestos de la casa. Él había conseguido reunir un poco de dinero ahorrando de donde podía sin que se ella lo notase. Un poco de los desayunos en el bar con compañeros de trabajo que le preguntaban si estaba todo bien cuando dejó de acompañarles, otro poco de las comidas solventadas con barras de pan de la panadería y embutido del mercado al lado del trabajo,… En casa no habían llegado a la situación de tener verdaderos problemas de dinero, pero hacía tiempo, mucho tiempo, que no se podían permitir ningún capricho. Así que Erik había decidido dar una sorpresa a su mujer.

El problema es que nunca encontraba el momento idóneo para dárselo: o bien estaban cansados del trabajo y las tareas domésticas, o bien habían tenido una discusión (pequeña, ya que generalmente eran por tonterías, pero suficiente para que volviese a esconder el sobre), o simplemente se le pasaba después de ayudar a sus hijos con los deberes. Así, día tras día, lo iba retrasando. Confiando en encontrar un día especial.

Hasta el Jueves 15 de hace 4 meses. Había decidido que de ese día no iba a pasar ya que realmente todos los días son especiales, o al menos los podemos hacer especiales con un poco de empeño,  y de vuelta a casa desde el trabajo había dado un rodeo para acerarse a una floristería y comprar una rosa adornada con lavanda, las favoritas de Ana. Lo había colocado todo en la mesilla de ella, al lado izquierdo de la cama, encima del sobre con la sencilla dedicatoria escrita a mano y el mini ramo de flores.

La esperó en el sofá de la sala, jugando con sus hijos. Pero se retrasaba. No era normal, y menos que no hubiese avisado, así que se empezó a impacientar cuando ya pasaban cuarenta y cinco minutos desde la hora habitual de llegada. La llamó al móvil, pero no daba señal. Se puso nervioso. Hasta que empezó a vibrar su teléfono. Lo cogió y miró la pantalla: “desconocido”

Un sentimiento irracional se adueño de su cuerpo. El estómago se le contrajo y las mariposas que había tenido una hora antes cuando preparaba todo invadieron todas sus entrañas pero esta vez convocadas por un sentimiento completamente diferente, haciendo casi que le entrasen ganas de vomitar. Era irracional, ya que podía ser cualquier cosa, pero tuvo un mal presentimiento. Y se confirmó cuando descolgó: era una llamada del hospital. Le preguntaron si él era Erik, el marido de Ana. Lo confirmó y le dijeron que su mujer se encontraba ingresada, que era necesario que se personase en el centro hospitalario. Se derrumbó sobre el sofá. Emitió un inaudible “sí, vale” y colgó. No preguntó qué había pasado, ni si su mujer estaba bien ni nada. Simplemente se vino abajo. Como un autómata avisó a los vecinos para ver si podían quedarse un rato con sus hijos, que tenía que ir al hospital por Ana. Casi ni esperó ni atendió a la respuesta y se fue directamente.

Su muejr había sufrido un accidente de tráfico, un atropello cuando cruzaba un paso de cebra. El conductor había tenido un despiste y la había arrollado. Su estado era crítico. Tanto que mientras estaba allí Erik, Ana falleció.

Aún hoy, más de 120 días después de aquello, no puede recordar qué es lo que pasó exactamente desde que recibió la llamada hasta un par de días después. Habló con los vecinos y familiares, con sus hijos, con compañeros del trabajo,… Pero no recordaba nada.

Poco a poco la familia se había ido sobreponiendo, cada uno a su manera, del mazazo que la vida había descargado sobre todos ellos. Y todas las tardes se sentaba en el borde de la cama, cogía el sobre, lo ponía sobre las piernas y dejaba que las lágrimas cayeran sobre él.

Lloraba por no haberle dado antes el regalo a Ana

Lloraba por haber tenido con ella disputas idiotas

Lloraba por no haberle dicho lo suficiente que la quería

Lloraba por los pequeños detalles que daba por hecho pero que ahora no tenía.

Lloraba por los espacios vacíos que poblaban todas las esquinas y rincones de la casa.

Pero por lo que lloraba por encima de todo era por el tiempo perdido en tonterías. Y se propuso que eso es lo que enseñaría a sus hijos: aprovechad las oportunidades segun vienen; si tienes intención de hacer algo, hazlo y no lo retrases por tonterías; no cambies un “venga ya!” por un “ya veremos”. Todos los días pueden ser especiales e inolvidables, y depende única y exclusivamente de nosotros y de cómo encaremos la vida.

Categorías:relato

Los Protegidos

19/06/2012 Deja un comentario

Hace tiempo puse un post sobre esta serie. No sé bien cómo pero nos enganchamos a ella. No es nada del otro mundo, pero consiguió que estuviésemos pendientes de ella.

La historia es más o menos y a grandes rasgos la siguiente: Los Castillo son una familia un tanto peculiar. Más que nada porque no son una familia. Son un grupo de niños que se han ido juntando para escapar de una organización mafiosa que les quiere por sus poderes. Sí, tienen poderes especiales, como los súper héroes. Y éstos van a hacer que su vida no sea sencilla. Ni mucho menos.

La serie parece que ha estado inspirada por el éxito de otras a éste y al otro lado del charco. Eso sí, salvando las distancias con ambas: con una porque el público al que va dirigida es diferente y con la otra por el presupuesto. Y sinceramente creo que contra ambas sale perdiendo (al menos con las primeras temporadas de ambas).

Esta serie empezó más o menos bien. Las actuaciones de los actores eran un poco tristes, pero se les podía perdonar porque para algunos eran sus primeros papeles importantes. Los efectos especiales… bueno, eran más bien “defectos” especiales, pero casi hasta te hacían gracia.

La segunda temporada mejoró algo, dando algunos giros interesantes, y se veía a los protagonistas más centrados en su papel. Todavía no podían rivalizar con Nathan o Kelly, pero había alguna por ahí que hacía que merecieran la pena los minutos de relleno. Abro peréntesis. Por cierto, cosa que nunca entenderé: si se quejan de presupuesto en las series españolas… ¿por qué hacen capítulos de más de 1:30 horas (que con los intermedios se ponen en 2 horas fácilmente)? ¿Es únicamente por ganar dinero con la publicidad? Porque hay muchas veces que se nota a la legua las tramas de relleno y los minutos que se pierden en nada. Cierro paréntesis.

Pero con la tercera han llegado a la cima… de los despropósitos: han metido nuevos personajes, y a cada cual es peor actor que el anterior. Como por ejemplo el que hacía de Martín: ¿No supo nadie decirle (ni el director ni su familia) que no hacía falta que pusiese esas muecas (algunas parecían sonrisas, pero no estoy seguro) para parecer un malote? O la Madre, que parecía que estuviese hablando para sordomudos por lo exagerado de su vocalización. Pero como he dicho antes, ésto al final hasta puede resultar más o menos gracioso. Los mayores problemas que hemos encontrado y que han hecho que veamos la serie por la inercia (y porque la última temporada sólo tenía 14 capítulos), llegando en ocasiones a tener la tele encendida mientras hacíamos otras cosas, mirando cada vez que pasábamos para ver qué sucedía pero sin prestar más atención,  han sido los fallos del guión. La labor de los actores o la falta de medios puedo pasarla por alto. Lo que no tolero son los errores que ha habido en la historia. Ejemplos (y son spoilers)

– Llega Julia a la mansión de los protegidos, ve todo arrasado y de repente aparece la mala malosa. Se supone que Julia es una experta en artes marciales y aunque no tiene poderes podría luchar contra un ejército. Y les ganaría, claro (si no, no tendría mérito). Pues como decía, aparece la mala, ella sola (también sin poderes) y sin un arma ni nada consigue apresar a la protagonista.

– Se enfrentan Madre y dos secuaces suyas (sólo una tiene poderes) contra toda la familia protagonista: uno puede mover objetos y lanzarlos contra alguien, otra emite descargas de electricidad y “bolas de energía” (no, no es el Kame Hame Ha, pero podría serlo practicando mucho), otro se hace invisible, una puede leer la mente y saber lo que van a hacer y está también Julia la luchadora. Hay otros dos, pero serían de relleno, ya que el poder de uno es cambiar la apariencia física y el otro no tiene poderes ni habilidad para ná.  Por el lado de los malos, sólo hay una mozuela que lanza shurikens de energía (sea lo que sea eso), pero que se pueden esquivar y tarda en “recargar” para poder lanzar más. Pues bien, los malos, no sé cómo, tienen ganada la situación.

Y situaciones de estas se dan bastante a menudo en la última temporada.

Así que sólo me queda decir una cosa: por fin ha terminado. Y por suerte, aunque Antonio Garrido dijo que habría  dos temporadas más, la productora ha dicho que ni flores. Y teniendo en cuenta lo que han tardado en estrenar esta tercera, que han rodado un final que deja todo más o menos zanjado (el final alternativo, que personalmente creo que era el inicial con la idea de 2 temporadas más como mínimo, se quedó en eso, en alternativo) y que algunos protagonistas han acabado un poco quemados, creo que hasta aquí hemos llegado. Y de todas formas, no iba a perder el tiempo viendo más.

Categorías:TV-Cine Etiquetas:

Citas

18/06/2012 Deja un comentario

Hay dos maneras seguras de llegar al desastre: una, pedir lo imposible; otra, retrasar lo inevitable.

Francisco Cambó

La primera parte creo que se refiere a esto, y la segunda igual tiene algo que ver con esto. Aunque realmente no creo que lo vaya a retrasar mucho:  si no lo aplica rápido, el rescate la línea de crédito se cierra, así que seguramente hoy durante el partido nos lo soltarán.

Y por otro lado, que la “bellísima persona” de la Christine Lagarde esa diga que hay que bajar sueldos y subir el IVA cuando ella cobra al año entre sueldo, gastos de representación y demás  casi 400 000 € libres de impuestos, como que hincha un pelín las piiiiiiii.

Hay que ver lo espabilado que era el Francisco ese, y cómo supo ver la que se nos venía encima.

Categorías:Citas Etiquetas:

Adivinanza

15/06/2012 Deja un comentario

Después del éxito del rescate de la apertura de una línea de crédito, ahora que se da casi por seguro un segundo rescate,  que los dirigentes que tenemos aparte de ser el hazmerreir de medio mundo no dan ninguna solución coherente y se entretienen con chorradas, planteo este jereoglífico.

 

Si continuamos como hasta ahora, ¿cómo es el futuro de España?

 

Pista: No pinta muy bien

Categorías:eto qué eh? Etiquetas: