Inicio > hijos > Retomando los clásicos

Retomando los clásicos

Aunque pudiera parecerlo por el título, no he empezado a leerme a los grandes de la historia de la literatura, o al menos no de manera continuada (un clásico de vez en cuando está bien, pero tampoco hay que saturar a la pobre neurona). Tampoco es que haya comenzado con una dosis de cine de autor: las películas kazajas en versión original sin subtítulos (eso es para nenazas) sobre la dura vida de un pastor al tener que enfrentase a la dura decisión de comunicar a la familia rival que se ha enamorado de una de sus ovejas se las dejos a los gafapastas. No, yo a lo que he vuelto es a los juegos de antaño: el veoveo. Y por suerte, viendo la imagen de al lado (que podría dar para muuuchas entradas) sólo he vuelto a los juegos, no a la música. De momento.

Pero no os vayáis a creer que esto es algo fácil, pan comido, como dirían algunos. No. Esto es la guerra. Ríete tú de una partida entre Viswanathan y Deep Thought con la condición de que el perdedor muera. O una partida al Monopoly contra Botín, cada uno con su capital. Ná, eso es un juego de niños. A esos “intelectuales” me gustaría verles intentando batir a mi diablilla mayor en el Veo Veo.

De muestra, unos botones.

Y ahora una transcripción, más o menos fidefigna de uno de esos duelos.

– Diablilla: Veo veo

-Pobre Incauto (es decir, yo): ¿Qué ves?

– Una cosita

– ¿Por qué letra empieza? (estamos en la cocina de casa, por situar el desarrollo de la refriega)

– Por la W

– ¿Seguro? (Me extraño, ya que todavía, las letras y mi diablilla no se llevan muy bien.)

– Sí, la W.

– A ver… El wáter.

– Noooooo

– ¿Whisky?

– ¿Eso empieza con W? Además… ¿qué es?

– Ná, hija, cosas mías. Pues no tengo ni idea… ¿una pista?

– Pica.

– ¿Algo por W y que pique? Ni idea… me rindo.

– No, tienes que adivinarlo.

pasan unos minutos sin que me de una pista. Al final, desiste y acepta mi rendición.

– Pues una abeja!!!

– Pero cariño, el juego es VEO VEO. Hay que decir cosas que se vean, y aquí no hay abejas. 

– Pero el otro día en un cuento había una abeja.

– Bueno, vale, pero de todas formas abeja no empieza por W.

– Sí, el amigo de la abeja Maya, Willy.

Como se puede ver, es complicado ganar. Pero es que además, cuando consigues acertar…:

Veo veo y lo que sigue.

– A ver, por la ¿L? Es la ¿lavadora?

– No. Otra cosa

– No sé… ¿leche?, ¿licóptero?, ¿león? …

[…]

– Pero papá, si es muy fácil. Es la lavadora. He ganado.

– Pero cariño, si es lo primero que he dicho.

– Ya, pero tan pronto no vale adivinarlo. Me toca.

Anuncios
Categorías:hijos Etiquetas: , ,
  1. Aún no hay comentarios.
  1. 03/04/2012 en 14:20

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: