Inicio > ¿donde meto esto? > Iberdrola

Iberdrola

Podría escribir muuucho sobre estos personajes, y seguramente pocas cosas serían buenas (si es que hay alguna fuera de la noticia que enlazo), pero al verles hoy en una noticia, me he acordado de lo bien que tienen montado el garito. M’explico.

Tienes algún tipo de problema con ellos. Entonces, como has tenido conciencia ecológica (más que nada porque te lo machacaban en cada carta y porque igual seguían el ejemplo de algún banco que te cobraba comisión por las cartas que ellos decidían enviarte) y no tienes ninguna factura de ellos, entras en internet a buscar un teléfono de contacto. Y sí, a la hora de buscarles o de contratar algo con ellos tienes una página muy bonita para visitar de Iberdola. Punto. Así, sin apellidos.

Entonces encuentras un teléfono, que, obviamente es un 902 (con suerte) o un 905. Pero como eres un ser avezado en esto de la intenné, buscas aquí y encuentras el equivalente fijo que gracias a la súper oferta de tu compañía de telecomunicaciones que te cobran sólo 70 € por un servicio que en otros países estaría por la cuarta parte, te decides a llamar. Entonces, el primero que pruebas te saca un robot que te dice que no te atenderán nunca. Y te cuelgan. Buscas otro teléfono fijo que en la wiki decían ayer mismo que funcionaba, y lo mismo. Al final, resignado, y preguntándote cómo puede ser que para ellos sea tan fácil modificar los número de teléfono y tú tengas que presentar en sacrificio humano a tu primogénito simplemente para que te vuelvan a remitir una factura, marcas el 902. Y también sale un robot que te da la bienvenida, te avisa que la llamada puede ser grabada, que al director general le ha salido un orzuelo (y te hueles por ello una subida de las cuotas) y que elijas una de las siguientes opciones. Y todo esto en casi menos de 5 minutos.

Después de pasar por cerca de 4 submenús en los que en teoría van afinando tu problema para pasarte con la persona indicada para resolver la incidencia, consigues que te conteste una persona. Por fin, un ser humano. O algo parecido.

Le expones tu queja, no sin antes haberte identificado con tu NIF, nombre, apellidos, domicilio, número de calzado y hacia que lado cargas. Entonces, como ya esperabas, te dice que  no es la persona indicada y que te tiene que pasar con otra.  A la que por supuesto tienes que volver a explicar todo. Y esta persona ya sí que te puede ayudar (hoy estás de suerte, sólo un salto… crees). Pero no de la forma que esperas:

– Usted ha llamado a Iberdrola Generación, y el problema es de Iberdrola Suministros. Tiene que contactar con ellos.

– No, perdone yo he contactado con Iberdrola, a secas. Por que con Iberdrola a secas es con quien tengo el contrato.

– Disculpe, señor, pero no hay ninguna entidad que responda únicamente al nombre de Iberdrola. Y si revisa su contrato seguramente lo tendrá con Iberdrola Suministros, no Iberdrola Generación.

– Ya, pero es que el teléfono de contacto que aparece en la web es el vuestro, que es al que he llamado. Para todo Iberdrola.

– Sí, por eso ahora le voy a dar el teléfono al que puede llamar para resolver su problema.

Lamentablemente tienes experiencia en estas lides, y sabes que es como intentar razonar con una mesa. Coges el teléfono que te da y llamas, sin preocuparte de buscar el equivalente gratuito. Otros 5 minutos de avisos, felicitaciones, menús,… hasta que vuelves a hablar con otra persona. Que te vuelve a dar un teléfono para llamar a la empresa encargada de tu provincia.

Entonces, después de 5 minutos más de avisos, felicitaciones, información corporativa y más menús (a este paso me van a reventar la dieta, con tanto menú), consigues de nuevo hablar con un ser semi humano.

– Si, es que me pasa X y necesitaría Y

– Sí, pues para eso necesita un electricista.

– Ya, me imaginaba (es lo que tiene la electricidad, que un panadero no es lo ideal). Pero como corre prisa, ¿podrías vosotros ponerme en contacto con alguno?

– ¿Nosotros?, ¿un electricista?

– Hombre, tratándose de Iberdrola, no me parece tan extraño.

– Nooo, no nonono, nosotros no tratamos con electricistas.

-Ah, no? ¿entonces las reparaciones y demás las hace un entomólogo (es lo que tiene ver CSI y Bones, que aprendes palabros nuevos)?

– Un ¿qué? No no nonono, el electricista lo tiene que buscar usted.

– Pero le repito que es urgente, y si ustedes trabajan con alguno, podrían facilitarme el contacto para ahorrar tiempo.

– Pero es que nosotros no trabajamos con electricistas,  lo tiene que buscar usted.

Y viendo que se metía en un bucle, decidí cortar la comunicación, no sin antes despedirme y desearle que pase un buen día. Que uno es educado.

Anuncios
Categorías:¿donde meto esto? Etiquetas:
  1. Aún no hay comentarios.
  1. No trackbacks yet.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: