Inicio > eto qué eh? > Trato al cliente

Trato al cliente

No tengo ni idea de cómo hay comercios que aguantan sin echar la persiana, o quién ha aconsejado a ciertas personas que lo mejor que pueden hacer es montar una tienda en la que tienen que tratar con personas.

Pongo dos casos que he sufrido en mis propias carnes.

Primero, una tienda de fotografía. Hoy en día con las cámaras digitales las tiendas de fotos tienen que evolucionar y dar servicios que antes ni se lo planteaban, ya que tenían la clientela asegurada porque no eran muchos los que disponían de un laboratorio de revelado en casa. En cambio los tiempos han hecho que ahora cualquiera pueda obtener las fotos en papel con una impresora medio decente. Y eso si te decides a tener las fotos en formato físico, que generalmente nos solemos conformar con verlas en el ordenador. Así ahora se lleva mucho que te ayuden con libros tipo los de hofmann y similares. Pero por una cosa por la que hay que pasar, sí o sí, por una tienda de éstas es para las fotos de carnet (bueno, siguen quedando los “fotomatones”, pero a no ser que estés muy apurado y la foto no sea para un niño, como era mi caso, no lo considero una opción). Para fotos “tamaño carnet” pero que hay que enviarlas digitalmente, sí que las he hecho en casa, pero si necesitas la foto físicamente, de momento (y sin impresora en casa), toca pasar por una tienda de fotografías. Pues bien, aquí es donde comienza mi encuentro con un dependiente. (sí, lo sé, empiezo después de una chapa bastante larga, sorry). Vamos a la tienda esta, le digo que es para hacer unas fotos a mi diablilla mayor (eran para le día siguiente), pasamos al estudio, la sienta en un taburete y sin más la lanza dos fotos. Sin esperar a que sonriese ni nada. El tipo se me dice que en media hora las tengo, y se mete en la trastienda. Le llamo:

– Oye, ¿no me las vas a enseñar para que escoja la que haya salido mejor?

Pone cara rara, como de hastío, y haciendo un esfuerzo sobrehumano, me enseña la pantalla de la cámara y las pone ahí. Observo que en ninguna de las dos está bien. Ni siquiera mirando a la cámara. Y con cara de susto.

– Oye, que esas no las quiero, que no sale bien. ¿Sacas otras?

– ¿Otras? pero…

– La cámara es digital, no?

– Sí claro.

– Entonces qué problema hay?

Mira alrededor, inspeccionando a toooodos los clientes que había en ese momento en la tienda. Vuelve a fijar la mirada en nosotros ya que éramos los únicos. A regañadientes acepta. Saca las fotos, y esta vez la peque está mejor. Como la foto era para la guarde, para unas cosas sin mayor importancia, (y teníamos prisa) lo dejo estar, y vuelvo al de un rato. Me enseña las fotos en papel, y cuando las veo…

– ¿Pero qué fotos son estas?

– Las de tu hija.

– Ya, pero… están borrosas.

– Claro

– ¿Cómo que claro? ¿Cómo pretendes venderme unas fotos de carnet  borrosas? Unas fotos que has sacado tú.

– Es que al sacarlas con la cámara resolución grande, al ponerlas de tamaño carnet pierden resolución.

– ¿Cómo?

– Que pasa eso siempre, que es por la resolución.

– ¿Me quieres decir que todas las fotos de carnet que sacas salen así? ¿Y vendes?

– Claro, nadie se ha quejado.

– Pues yo éstas no las quiero.

– Pero las he hecho, me las tienes que pagar.

– Pero es que las has hecho mal.

– Sí, pero ya las he sacado en papel.

Miro la hora, es casi la hora de cerrar, y las fotos eran para el día siguiente.

– Vale, trae, pero que sepas que no tienes ni puñetera idea de fotografía.

Las próximas las hago en casa, aunque sea con el móvil, que seguro que me quedan mejor. O si me apuras a carboncillo.

Y el segundo, lo pondré otro día, que ya me he cansado de escribir. 😉

Anuncios
Categorías:eto qué eh? Etiquetas:
  1. ismael
    17/05/2011 en 09:18

    flipante, joer, pero si salen no nitidas, nitidisimas. Joer, que mala suerte

  2. 17/05/2011 en 12:43

    No auguraba mucho futuro a la tienda… pero no he vuelto para regodearme del cierre. Más que nada porque estaba en el M40, y como que ya las visitas no son bienvenidas 😉

  3. ismael
    17/05/2011 en 15:07

    joer pues a mi el cc ese me gustaba, me parecia agradable, no había que desviarse mucho y estaba bien. Ojo no soy nada fan de este tipo de centros

  4. 17/05/2011 en 18:25

    A nosotros también. Pero la razón por la que nos gustaba es por la que ha cerrado: podías ir a las tiendas sin agobios de gente, los probadores siempre estaban libres, no tenías colas para el cine,…
    Y claro, para nosotros muy bien, pero para ellos, como que no. Cachiis.

  1. No trackbacks yet.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: