Inicio > hijos > malditos (dueños de) perros

malditos (dueños de) perros

Así sí. Ni correa ni leches.

Creo que no he hablado de esto (o al menos el buscador me dice que no), y me extraña, porque ya he tenido un par de “cambios de impresiones” con un par de dueños de perros.

Voy a empezar suave, sin calentarme mucho, aunque sea algo que me saca un pelín de quicio, ya que demuestra una falta da educación y consideración hacia los demás elevada. Así que simplemente diré que odio a los dueños de perros que no saben que tienen un animal al otro lado de la correa. Sí, me refiero a esos que cuando te cruzas con ellos en la calle y su “mierdascota” decide que las diablillas huelen bien y que sería interesante comprobar si el sabor corresponde con el olor, lo único que hacen cuando ven que las pobres tienen miedo de que una cosa peluda, a veces ladrando (de alegría o para jugar, sí, pero ladrando) se acerca a ellas es decir: “tranquilos, que no muerde, sólo quiere jugar” sin recoger la jodía correa extensible (inciso: al inventor de esa correa le ponía un sistema similar en sus genitales, con dos jamelgos tirando de sendas cuerdas en sentidos opuestos).

Vale que tú creas que tu guarriperro es el ser más maravilloso del mundo (aunque dice poco de la estima que sientes por tu familia y/o amigos) pero deberías darte cuenta de que no tiene por qué gustarme a mí. Para esto suelen ser más cuidadosos los que tienen un perro de gran tamaño, ya que suelen entender que es normal que asuste. En cambio, los que llevan ratas con correa piensan que todos tenemos que alabar su buen gusto a la hora de elegir peluche, y que es un honor que esa cosa se nos suba por las piernas, nos clave sus minúsculas uñas y nos llene de babas.

Por cierto, quiero aclarar que me gustan los perros. Es más, muchos me dan pena por tener que aguantar a los dueños que tienen. El problema, como cuando dejan sus “deposiciones” por ahí no es de ellos, es de los descerebrados que los cuidan.

Pero lo que me pone de más mala leche (y como he dicho, ya se lo he hecho saber a un par de dueños) es cuando van a un parque infantil con su perro y su hijo. Mira, majo, si tienes las dos “cosas” tienes dos opciones: o no juegas en los columpios o te metes con tu animalillo, dejando al perro atado fuera.

Lo que no puedes hacer es entrar con el perro a un sitio donde hay niños pequeños (de 1 año) jugando (sí, ellos estaban primero y luego has llegado tú con tu bestia parda y tu perro) y dejar al perro suelto. O atarlo, para que no entre, con una correa a la empalizada que rodea al parque… por dentro y con correa extensible.  No. Lo siento. Me parece muy bien que que te gusten los perros pero ese no es su lugar.

Como he dicho, he tenido dos encontronazos con dueños, con el primero, porque su spaniel ladraba a todo aquel que se acercase a menos de 5 metros. Y tenía a muchos enanillos acojonados en una esquina. “Pero si no hace nada, sólo ladra porque quiere jugar”. Vale, pues lo sacas fuera y quien quiera jugar con él, que lo haga fuera. Punto.

El segundo, lo mismo, atan al perro a la valla, pero justo en la entrada, así que los niños (y algunas madres) no se atrevían a entrar o salir, ya que además era un bull terrier, que depende de cómo lo eduque el dueño puede ser peligroso (ojo, no la raza en sí, si no dependiendo de los dueños).

En fin, que como decía al principio, hay una falta de educación y consideración hacia los demás muy grande. Y es que creo que hay que tener dos dedos de frente, que son niños y en cualquier momento se ponen a jugar con el perro como un peluche y, aunque la mayoría de las veces los perros tienen mucha más paciencia que algunos adultos, pueden reaccionar de forma impredecible (igual que un niño), pero con resultados peores.

Anuncios
Categorías:hijos Etiquetas: , , ,
  1. Ismael
    30/03/2011 en 08:18

    Deberían poner un impuesto por tener perro, ocasiona más gasto, problemas e inconvientes en las ciudades. Mejor que no lo lea el faraon que seguro que me toma la idea.
    Yo tampoco puedo con los perros ni con los dueños

  2. 30/03/2011 en 09:58

    Yo con los perros no suelo tener problemas. Los suelo tener con los dueños 😉

  3. Sarai
    03/05/2014 en 16:08

    Jaja Ni modo maestro,tienes razon.

  1. No trackbacks yet.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: