Inicio > eto qué eh? > Glorietas

Glorietas

O rotondas, como os dé más rabia llamarlas.

¿Nadie tiene ni pu** idea de cómo se conduce en una rotonda? ¿Al tener que estar pendiente del volante por circular por una curva continua su neurona no puede prestar atención a nada más?

Y es que, a parte de la rotonda maldita de todos los días, me encuentro casos a diario como:

Viene un coche a toda leche para incorporarse a la rotonda. Debe pensar (bueno, realmente ese verbo no es el adecuado) que si viene con mucha velocidad y no hace ademán de frenar, los que circulamos correctamente nos acojonaremos y le dejaremos pasar. Pero claro, si vas circulando correctamente te imaginas (sí, a veces soy un iluso) que el resto también respetará algunas normas (básicas) de tráfico, como la que dice que tener un accidente no es algo bueno. Así, tú sigues por la glorieta, y ves al joputo del misil que clava los frenos, metiendo medio coche en tu carril. Y encima hace gestos con la mano, y no precisamente de disculpa. Pero vamos a ver, cenutrio, que el que te pasas por el arco del triunfo todas las normas de circulación (y de educación) eres tú.

Circulando por dentro de una rotonda de más de 1 carril. Nosotros por el carril de fuera. Otro animal por el de dentro. El cani quiere tomar la siguiente salida, así que, sin utilizar los intermitentes (para qué, si él ya sabe para dónde va a ir) se dispone a cruzar los carriles, imaginando que yo también voy a salir. Cuando me ve que sigo circulando por la rotonda, me pita. Pero alma de cántaro, si el que hace la pirula eres tú.

Además, una cosa que parece que muchos conductores ignoran es que las rotondas no expulsan a los coches automáticamente cuando van a dar una vuelta completa. Una glorieta se puede realizar más de una vez si vemos que no podemos tomar la salida que queremos con seguridad. Pero para qué, es mucho mejor frenar y cruzarse, jo*iendo a otros coches que perder 10 segundos en dar otra vuelta y situarnos con antelación en el carril más conveniente para nosotros.

Aquí, unas normas básicas.

Anuncios
Categorías:eto qué eh? Etiquetas: , ,
  1. ismael
    03/12/2010 en 10:19

    Gorka, yo creo que ya lo he puesto en este blog, cada diez años deberíamos volver a sacarnos el carnet otra vez.
    Cuando mi padre se sacó el carne, las rotondas se hacían al reves. Bueno debería haber dos en toda España pero se hacían al revés, es decir, el que entra tiene preferencia, claro él lo sigue haciendo igual …
    Alguien sabe cual es la velocidad en ciudad? no sé, yo cruzo todos los días la Castellana y no va nadie a 50 km/h. Igual se lo sigo a Gallardon para que se ponga hasta arriba de trincar …

  2. 03/12/2010 en 11:30

    Muy divertido lo de las glorietas, yo reconozco que me vuelvo loca, soy de las “animalas” que adelanta a la mínima, pero algunas veces me ha tocado dar la vuelta completa, por lista.
    Esta semana según entras a la glorieta, rotonda para mi, hay dos carriles, el novato de la autoescuela se para justo en medio, ni me preocupa, en cuanto salga lo adelanto, se abre la puerta del acompañante, el profe saca medio pié, intermitente y paso a toda ostia por el huequito, ¿pero esto que es?
    Hay dos cosas que no soporto en una rotonda, los policías (todas sus variedades) y las “señoras que esperan el autobús”, los dos colapsan la glorieta, incluso cuando no te detienen. Al lado de casa se les ha dado por ponernos tarde sí tarde también un control de esos, los tíos con las armas, pinchos y demás parando al personal en medio de la glorieta, registrarme, no me han registrado nunca, todavía.
    Lo de las señoras que están allí con las sombrillas lo dejo para otro día.

  3. 03/12/2010 en 13:25

    Ahora creo que la velocidad máxima son 50km/h, siempre y cuando no sea zona residencial, que son 20km/h (que por cierto, y según la propia DGT, esa es una velocidad inadecuada para una motocicleta ya que no garantiza una buena estabilidad).

    Sólo conozco a una persona que haya vuelto a al autoescuela por no haber conducido desde hacía tiempo. El resto (yo incluido) seguimos la teoría “si tanto cambiase el código de circulación, lo dirían en el telediario”. Es triste que a algo que puede segarnos la vida en un momento le demos tan poca importancia.

  1. No trackbacks yet.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: