Inicio > eto qué eh? > Locos al volante

Locos al volante

Hoy toca otra entrada sobre los peligros de las carreteras.

O más concretamente sobre los peligrosos que son algunos usuarios de las vías públicas. Y de muestra, dos botones.

En el primero de ellos iba yo con mi flamante moto por una calle de un sentido con un sólo carril. Como suele pasar a diario, esa calle estaba completamente atascada. Y como suelo hacer a diario, intento avanzar cuando puedo, pasando entre los coches parados y los que están aparcados. He de reconocer que generalmente los dueños de los coches suelen apartarse a un lado para dejarme pasar. Y yo suelo esperar hasta tener un hueco claro y voy bastante despacio (es una ligera cuesta abajo y voy en punto muerto o en primera muy muy despacito). Pero siempre hay casos excepcionales que incumplen estas normas. El otro día, iba yo a pasar por la derecha de un coche que estaba parado. Tenía hueco de sobra sin molestar a nadie. Así que me dispongo a pasar, y veo que el conductor gira al cabeza, mira por el retrovisor, me ve, y… tachán, se pega al coche que estaba aparcado, impidiéndome el paso. Como no es la primera vez que me pasa algo así, y seguro que no será la última, me paro, y espero a que se empiece a mover, para dejarle que avance y pasar por el otro lado. Se mueven los coches de delante, comienza a avanzar el capullo de delante, me desplazo hasta la izquierda y el muy mamón gira para cerrarme por ese lado. Vale, ahora ya es algo personal. Hago el ademán de pasar por la izquierda por el estrecho margen que hay hasta la acera. Él se pega más, pero ya está casi tocando al coche de delante, así que no se puede mover. Muevo un poco la moto para atrás (sin molestar al coche que tengo detrás), me voy por la derecha, le adelanto y cuando paso, le saludo con la mano, para que vea que los motoristas no somos rencorosos. De verdad que no entiendo a algunos conductores y la manía que le tienen a las motos.

Aunque lo otro fue peor:

Veo que viene un coche, pero yo tengo preferencia. Así todo, como la experiencia me ha enseñado a no fiarme nunca de las normas de circulación en lo referente a preferencias de paso, voy un pelín más lento, hasta saber lo que va a hacer el coche, que por cierto está ocupado por un matrimonio que debe sumar más de 523 años. Parece que reduce la marcha, así que me dispongo a pasar. De repente pegan un frenazo, y les oigo decir: (iban con las ventanillas abiertas) “Estos de las motos, siempre igual” “¿Pero qué se han creído?” y alguna otra cosa que ya no entendí. Hasta ahí podría parecer más o menos normal. Pero voy a comentar la situación con más detalles: Yo salía del garaje, después de DEJAR la moto, iba ANDANDO y me disponía a cruzar un paso de cebra. Eso sí, con la chaqueta de la moto y el casco en la mano.

Cómo no vamos a tener mala fama los moteros, si intentamos adelantar a coches que están parados por sitios donde cabemos de sobra y luego queremos pasar por pasos de cebra… andando? Habrase visto!!!

Anuncios
  1. Aún no hay comentarios.
  1. 16/07/2010 en 12:04

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: