Inicio > Juegos > El Proyecto Infinito: Juego

El Proyecto Infinito: Juego

Este juego es un poco diferente a los anteriores. En los que he publicado hasta ahora, sólo con pensar un poquito (o mucho, dependiendo de si eres de ciencias o de letras 😛 ) se podía encontrar la solución.
En cambio para éste, a parte de tener que estrujar las neuronas un poco más (la neurona, en singular, si eres varón) también hacen falta un pelín de matemáticas. Sí, eso que en el colegio nos decían que nos iban a servir para mucho.
Y mira por donde tus profesores tenían razón: ahora te sirven para leer una entrada de un blog. Impresionante, eh?
De todas formas, para no dar un cambio tan brusco a la temática, el juego, aunque es un problema que lo propuso David Hilbert en su paradoja del Gran Hotel de Hilbert (yo lo he visto en El Tamiznueva ventana “ligera y alienígicamente” modificado, y es en el que me he inspirado -vamos, que lo he “casicopiado”-), lo llevaré al “mundo” de los informáticos y comerciales. Aunque en este caso no nos importará quién miente y quién dice la verdad.
Y sin más preámbulos, vamos allá.

Tenemos a nuestro joven informático, trabajando para terminar un proyecto para un cliente muy importante. Al ser un cliente clave, el comercial responsable de la cuenta está bastante nervioso, ya que hay que quedar bien con él, sí o sí, y por otro lado suele cambiar las especificaciones y requisitos como le viene en gana. Pero claro, no se le puede decir que no a nada, ya que se perderían unos ingresos muy cuantiosos. Así, para asegurarse de que todo sale correctamente, el comercial le dice al informático:

– A ver, como este cliente es importante, te voy a asignar a unos cuantos becarios.

– Eh… esto… es que mira, si a estas alturas me traes a becarios, entre que les explico todo, lo entienden, se ponen con ello,… no llegamos a la entrega nunca.

– Ah, entiendo. Entonces te traigo más becarios.

– No, que el problema no es ese. Mira, una mujer da a luz en 9 meses, pero 9 mujeres no dan a luz en 1 mes.

– Ah… vale, entiendo. Entonces te traigo infinitos becarios.

– ¿infinitos? ¿cómo vas a hacer eso?

– ¿No sabes que tenemos un edificio muy chulo, que puede disponer de infinitos cubículos numerados? Pos ná, yo te mando a los infinitos becarios, y tú, con este programa de mensajería instantánea te puedes comunicar con todos a la vez al momento.  Y como son becarios, todos te obedecerán al unísono.

– (es imposible razonar con este, así que lo mejor es decirle a todo que sí) Vale, mándamelos.

Y así llegaron a las oficinas los infinitos becarios. Tuvieron algún problema con el ascensor, ya que no soportaba tanta carga, pero como las escaleras eran transitables, se plantaron todos en la mesa del informático, cada uno con su portátil. Estaban un poco apretados, porque todos querían figurar y hacerse notar, pero al final cupieron.

El informático, con el programa de mensajería, les envió a cada uno a un cubículo. Ahora ya tenía infinitos becarios en los infinitos cubículos. Más tranquilo, se puso a terminar las tareas del proyecto del cliente que tenía entre manos. Pero con un comercial deseoso de quedar bien, es imposible estar tranquilo, y recibió la llamada de éste:

– Oye, informático, que para asegurarnos del todo con este proyecto, te voy a mandar a 10 becarios más.

– Estooo, mira, que si ya tenemos infinitos, por 10 más no vamos a mejorar mucho el rendimiento.

– Hombre, yo no sé mucho de números, pero sí sé que X+10 será mayor que X, no? Además, los números que sí entiendo son los del finiquito, que será lo que tendrás si este proyecto no sale.

– Vale, mándame a los 10 becarios nuevos, y ya veré qué hago con ellos.

Y aquí es donde hay que ayudar al informático. Si tiene infinitos becarios en los infinitos cubículos… ¿dónde va a meter a 10 más? Recordad que el edificio tiene infinitos cubículos.

Solución 1.

Ya más tranquilo, con los nuevos becarios colocados en sus cubículos, se puso de nuevo a atender sus tareas. Eso sí, miraba de reojo el teléfono, porque sospechaba que en cualquier momento iba a sonar con la voz del comercial al otro lado. Y efectivamente así fue.

– Informático, que estoy un poco nervioso con el proyecto.

– Pues puedes estar tranquilo, porque con los infinitos becarios que tengo…

– infinitos más 10. Además noto cierto tono en tu voz…

– Eh… vale, lo que quieras. Digo que con los infinitos más diez becarios que tengo, esto sale facilísimo.

– Ya, pero ¿no iría mejor si tuvieses alguno más?

– ¿Más que infinitos? No veo cómo se podría mejorar eso.

– Ya, por eso tú sólo eres informático y yo soy el comercial. Mira, te voy a mandar a otros infinitos becarios. Para que los pongas a trabajar.

– Estoo… pero si ya tengo infinitos becarios en los infinitos cubículos, no sé dónde voy a meter más.

– Vale, pues ya sabes lo que pasará si hay problemas, no? ¿Te suena de algo la palabra finiquito?

– Venga, mándamelos.

Y así llegaron otra vez los infinitos becarios nuevos a las oficinas. Esta vez, para evitar los problemas con el ascensor se avisó a los de mantenimiento y pusieron un cartel de “No funciona”, para que utilizasen todos las escaleras y no los atascasen como la vez anterior. Aunque la verdad es que ya que el edificio podía tener infinitos cubículos, no sé por qué no podía tener infinitos ascensores. Tal vez por el calor que podrían desprender tantos motores. No sé, es una suposición. El caso es que llegaron todos a la mesa del informático. Y cuando llegaron le vieron con una sonrisa en la cara. Aunque no supieron si era de alegría o demencia. Al final, todos fueron acomodados en cubículos, siguiendo las órdenes del informático. ¿Cómo lo consiguió esta vez?

Solución 2.

Al final, se consiguió entregar la aplicación a tiempo. Y el cliente quedó satisfecho. Lo que resultó imposible fue convencer al comercial que el éxito se debía a los infinitos becarios. Ni siquiera después de enseñarle las estadísticas de uso del entorno de desarrollo comparadas con las del juego “Corazonesnueva ventana“. Si os preguntáis si el proyecto dio beneficios teniendo a tantas personas trabajando, es que no conocéis la realidad laboral de los becarios.

P.D.: Hay un tercer caso, más complicado. Si a alguno le interesa, que me diga y lo pongo. Pero aviso que ese  es para nota!!! 😉

Anuncios
Categorías:Juegos Etiquetas: ,
  1. 26/05/2010 en 14:46

    Parent: Voy a mirar las noticias (I’m going to watch the news)Noticiero Univision: Nuevo technologia, llamada “Xbox live” hace possible jugar juegos con personas por todas partes del mundo (new technology called xbox live makes possible playing games with people in all parts of the word)Me: HOW IS THIS NEWS?!True story

  1. 02/06/2010 en 07:10

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: