Inicio > informática > El maravilloso mundo de la programación

El maravilloso mundo de la programación

Esta entrada irá sobre el maravilloso mundo de la programación, en su vertiente de mantenimiento / ampliación / lo_que_sea de aplicaciones antiguas.

Para empezar, creo que actualmante no hay ninguna aplicación desarrallada por una charcutería (es decir, todas las aplicaciones) que tenga una documentación decente. Y con decente me refiero a que sirva para algo más que como hojas de borrador.

Documentar es de cobardes.

Esto es una máxima que parece que se sigue al pie de la letra. Y la mayoría de las veces, cuando hay que tocar una aplicación que lleva cierto tiempo funcionando (hoy en día, con la alta rotación de los “profesionales” en las empresas de desarrollo “cierto tiempo” puede ser 1 día) generalmente pasan estas cosas:

– La o las personas que la desarrollaron no se encuentran disponibles: En el mejor de los casos son de la misma empresa, y se les puede consultar algo, aunque esta posibilidad creo que se ha dado una única vez en la historia de la informática. Generalmente no se dispone de ninguna forma de contactar con la persona responable del desarrollo, ni tan siquiera con los Gestores del Proyecto.

– La documentación sobre la aplicación es nula o, peor todavía, errónea.

– Los comentarios que ayudan a entender el código no existen o son del tipo:

asigno a la variable X el valor Y

Vale iluminado, si soy capaz de leer el comentario soy capaz de leer la línea de código que “explicas”. Lo que me interesa es saber por qué, el qué ya lo veo.

Así que cada vez que hay que enfrentarse a algo que han hecho otros, lo normal es salir huyendo. Pero claro, los que nos dedicamos a esto no somos normales.

Y ahora que estamos ya en situación, aquí vienen los dos ejemplos de programadores “cacho_hijos_de_piiiiiiiii” (por suerte para el que escribe y su neurona, estos dos casos los encontró un compañero y a pesar de eso amigo)

Primer caso: Programador WWF

Te asignan un nuevo proyecto. Vas con ilusión. Al explicarte de qué va el asunto ves que lo de nuevo no se adapta muy bien al n ombre. Hay que hacer parches a algo que ya está medio hecho. En fin. Llega el momento de enfrentarse al código y… ¡¡¡sorpresa!!!

Todas las variables, objetos,… es decir  ¡¡¡¡¡TODO tiene nombres de animales!!!!!

Es decir, que podías encontrar a un perro que salía de un gato, se encontraba con otro perro y generaban un toro. Todo ello bajo la supervisión de una vaca y un león.

Aunque a decir verdad, era más sorprendente que complicado. Parecía que el programador estaba loco pero era metódico: siempre utilizaba al mismo animal para definir al mismo tipo de variable o la misma clase. Así que una vez acostumbrado, hasta podría parecer gracioso. Claro, para mí, que no me tuve que pegar con ello.

Programador Monotema

Comienzo similar: nuevo-viejo proyecto, ilusión… hasta que te plantas delante del código y… ¡¡¡ME CORTO LAS VENAS!!!!!

Así como el anterior programador podría hasta arrancar una sonrisa y luego no era tan malo como parecía al principio, al grandísimo hijo de la gran piiiiiiii que se encargó de este proyecto habría que colgarle de los pulgares hasta que… hasta que… ¡para siempre!: A todas las variables, objetos,… les asignaba el mismo nombre: var1, var2, var3,…

Daba lo mismo que uno fuese un entero para un contador y el otro una referencia a una tabla, o un registro, o una vista,… todo era var1, var2,… var99.

Desde entonces mi compañero no fue el mismo.

Anuncios
  1. Aún no hay comentarios.
  1. No trackbacks yet.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: